Planes HalloweenDiez sitios perfectos para disfrutar Halloween por el mundo

Desde el castillo de Drácula al misterio de Sleepy Hollow, escapadas para divertirse entre fantasmas

Actualizado:

Castillos, cárceles, hoteles o pueblos enteros cuentan la leyenda de antiguos habitantes, fantasmas, vampiros o almas en pena que vagan en busca de un sitio donde pasar la eternidad. Estos son diez de esos lugares donde el visitante puede celebrar un Halloween de lo más misterioso y a la vez divertido.

12345678910
  1. Castillo de Drácula en Rumanía

    Este castillo es conocido en el mundo entero por ser supuestamente el escenario de la novela de Bram Stoker, el conde Drácula. Sin embargo, la relación es ficticia y en la propia página web del castillo de Bran se encargan de aclararlo.

    En la novela de Stoker, el conde tiene un castillo localizado posado en una roca, con un río a sus pies, en la parte alta de un valle, en Transilvania.

    El personaje suele confundirse con Vlad Tepes (Vlad el Empalador), conocido como Vlad Draculea, que era un príncipe con un castillo, ahora en ruinas, en el Principado de Valaquia. Dado que el castillo de Bran (o el castillo de Drácula) es el único en toda Transilvania que encaja con la descripción que hace Stoker en su novela, es ahora conocido mundialmente como el Castillo de Drácula.

    La realidad es que el autor de la novela, Stoker, jamás visitó Rumanía. «Drácula está solo en la imaginación», nos dicen para decepcionarnos. Sin embargo, se reconoce el enorme parecido de las descripciones de Stoker con la realidad del tenebroso castillo. Y también se admite que no fue Drácula, pero que el príncipe de Valaquia sí estuvo por allí. El misterio y el miedo, con o sin Drácula, está asegurado.

    [Te interesará: Los castillos y ermitas templarios más impresionantes de España]

  2. Cárcel Eastern State, Filadelfia

    En Filadelfia, una de las ciudades más antiguas de Estados Unidos, se encuentra la cárcel de Eastern State, conocida por ser la residencia de Al Capone en 1929, quien asegura haber sido perseguido por el fantasma del mafioso James Clark, que murió asesinado en la masacre del día de San Valentín.

    La tétrica prisión está abandonada y abierta al público. En la página web invitan a los fanáticos del miedo a una experiencia verdaderamente tétrica que incluye trayectos a oscuras en las que en el momento menos pensado personajes disfrazados, ensangrentados y con máscaras desagradables sorprenden a los visitantes.

    «Terror detrás de las rejas», auguran en la web. Eso sí, también pueden hacerse visitas «normales» durante el día.

  3. Sleepy Hollow, Nueva York

    «Visita Sleepy Hollow, donde viven las leyendas», invita la página de esta tenebrosa villa en el pueblo de Mount Pleasant, Condado de Westchester, Nueva York.

    Hay muchos sitios históricos que visitar y más aún en Halloween, como su cementerio, sus numerosas iglesias, su puente, etc.

    Para estas fechas se proponen numerosas actividades como paseos en carruajes, visitas a mansiones góticas, música en vivo, ferias callejeras, desfiles, etc.

    Pero Sleepy Hollow es conocido por los fantasmas que rondan el valle. El espectro más conocido es el «Jinete sin Cabeza». Las leyendas cuentan que se trata del fantasma de un soldado muerto que fue alcanzado por una bala de cañón y que por cabalga todas las noches en busca de su cabeza.

  4. Nueva Orleans (Luisiana, EE.UU.)

    Edificio LaLaurie
    Edificio LaLaurie

    Nueva Orleans cuenta con una historia de culto al vudú a sus espaldas y numerosas criptas en sus cementerios. Los turistas pueden participar en la Ruta de los Espíritus, en busca de sus camposantos y del barrio embrujado de Vieux Carre. La ruta incluye una parada rápida en un templo vudú que todavía está en activo hoy.

    Edificio LaLaurie

    La historia del edificio LaLaurie, en el centro de Nueva Orleans, se remonta a mediados del siglo XVIII. Su propietaria, Marie Delphine, una mujer con una aparente doble vida, se hizo famosa por torturar y asesinar a los esclavos que tenía en su mansión. El 10 de abril de 1834 los bomberos acudieron a la vivienda alertados para sofocar las llamas de la mansión de Royal Street descubrieron varios esclavos encadenados dentro de la casa que mostraban evidencias de haber sido torturados en el tiempo. La casa de LaLaurie fue saqueada por una multitud de ciudadanos enfurecidos, y se cree que ella escapó hacia París, en donde se especula que pasó el resto de sus días.

    La vivienda estuvo en ruinas hasta mediados del siglo XVIII, cuando fue restaurada y utilizada décadas después como escuela, conservatorio de música, refugio de delincuentes juveniles pasando por un bar, una tienda de muebles y un edificio de departamentos de lujo. Hoy forma parte de la ruta tétrica por la ciudad.

  5. Ottawa (Canada)

    El Museo Bytown es considerado como uno de los lugares con mayor actividad de espíritus en toda Canadá: se dice que seis fantasmas lo consideran su hogar. La leyenda explica que Duncan McNab, que murió hace 150 años, suele frecuentar la cámara del tesoro y manipular los ordenadores del museo para escribir su nombre. Ni siquiera la exposición de muñecas es totalmente inocente. Los visitantes han oído en repetidas ocasiones a sus hijos llorar cuando estos juguetes les guiñan un ojo o se mueven por su cuenta.

  6. Turismo de vampiros en Forks (Washington, EE.UU.)

    Forks era un pueblo tranquilo, frecuentado por gente que trabajaba para la industria de la madera, hasta que la escritora Stephanie Meyer llegó. La serie de culto adolescente convertida en película «Crepúsculo» ha atraído multitudes de adolescentes amantes de vampiros a la pequeña ciudad del estado de Washington. Pero no son los únicos personajes terroríficos de la zona: también se habla de la historia de un leñador que merodea en busca de su presa y una embarazada que camina por la hierba fresca de noche.

  7. Long Beach, California (EE.UU.)

    El «Queen Mary» se encuentra atracado en Long Beach y se transforma estos días en el Barco del Terror con laberintos macabros y sorpresas verdaderamente aterradoras.

    Entre los fantasmas que, según se dice, siguen dando vueltas hay un marinero que murió en la sala de máquinas del barco, una «dama vestida de blanco» y niños que se ahogaron en la piscina del barco.

    Los Encuentros Embrujados se ofrecen solo durante el día pero cuando el sol se pone, los espíritus a bordo del Queen Mary salen a jugar. Sus actuales anfitriones te invita a explorar el legendario barco con una serie de visitas y sesiones de espiritismo que exploran el pasado atormentado y la actividad paranormal por la que el Queen Mary es conocido.

  8. Catacumbas de París

    Le llaman la ciudad del amor, pero también podría denominarse la ciudad del terror. En París no todo es la Torre Eiffel, el Louvre, Montmartre.En lo más profundo de París se encuentran sus catacumbas, los restos de más de seis millones de personas, cuerpos trasladados debido al crecimiento de la ciudad y la falta de espacio en los cementerios.

    La práctica más común era enterrar los cuerpos sin ataúd y usando cal con lo que se pueden ver cantidades increíbles de huesos y calaveras formando paredes que se pueden visitar.

    [Te interesará: Once secretos de París que quizá aún no conozcas]

  9. Salem, Massachusetts

    En la ciudad de Salem en Massachusetts, a 25 km al norte de Boston, se vive Halloween de una forma muy especial. Desde desfiles, ferias, bailes de disfraces, casas encantadas y una amplia variedad de eventos esperan al turista para vivir esta noche de los muertos. Aunque, tal vez, lo que más atrae es la propia historia de la ciudad.

    El Museo de las Brujas de Salem pretende que los visitantes «revivan» lo que ocurrió en 1962, cuando 20 jóvenes fueron condenadas a muerte acusadas de practicar brujería. Durante el recorrido pueden verse escenarios de tamaño natural, figuras, luz y una narración excitante. Además, se ofrecen guías para conocer la verdad detrás de los estereotipos, la práctica de la brujería hoy en día y el fenómeno de la caza de brujas.

  10. Chalindrey, Francia

    Menos conocida que la capital francesa, esta localidad de la región de Champagne-Ardenne está bañada por un halo de misterio y encantamiento que hará que a todo el mundo le dé escalofríos nada más pisarla.

    Probablemente se deba a que posee una historia fuertemente ligada a la brujería, ya que fue en estas tierras donde tuvo lugar una de las mayores cazas de brujas del siglo XVI. Hoy todavía lo rememoran y aprovechan la noche del 31 de octubre para organizar el Festival de Brujas, un baile en el que la música celta y los disfraces de terror son los protagonistas.Este festival busca evocar sus raíces celtas. Junto a la danza, hay exposiciones y proyecciones de películas de terror. Y para los más jóvenes asistentes al festival, hay pintura de caras y la elección de Miss Sorcière.