Así es la Cabalgata de Reyes más antigua de España
Imagen de la cabalgata de Reyes Magos de Alcoy - ABC
destinos

Así es la Cabalgata de Reyes más antigua de España

Tiene 128 años de historia. En Alcoy (Alicante) Sus Majestades recogen las cartas de los niños con borriquillas y entregan los regalos casa a casa

Actualizado:

Los Reyes Magos hacen su visita más auténtica y fiel a la tradición en Alcoy, en la montaña alicantina, con una Cabalgata llena de realismo en los más pequeños detalles, gracias a un millar de personas que participan para que la ilusión de los niños y las familias enteras perdure en el espíritu de la Adoración al Niño Jesús.

Ya la víspera, el día 4 de enero, Sus Majestades de Oriente recorren varias calles céntricas para recoger las cartas con las peticiones de los regalos acompañados de un grupo de borriquillas que portan unas alforjas a modo de buzones. El Bando -unas poesías- se escribe cada año nuevamente y el Enviado Real lo declama una veintena de veces en las sucesivas paradas de este desfile, todavía más largo que el de la propia Cabalgata, según destaca Antonio Castelló, un alcoyano estudioso de la cultura local y entusiasta de esta fiesta, que recomienda asimismo disfrutar de ese acto previo en las calles San Nicolás y San Lorenzo, o la Plaza de España, popularmente conocida como la Bandeja.

Desde hace 128 años

También en la víspera, en el cerro de Sant Cristófol los fuegos que jalonan el camino hacia la montaña son la señal, junto con el anuncio del Emisario Real, de que los Reyes están a punto de llegar, y de hecho su séquito en esos momentos ya instala el campamento en las colinas cercanas, tal como relata José Luis Santonja en su libro sobre la Cabalgata de los Reyes Magos, la obra más completa y fiel sobre esta tradición, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional y celebrada desde hace 128 años.

Su entrada a Alcoy, el día 5, se realiza en descenso por calles empinadas y acompañados Gaspar, Melchor y Baltasar por centenares de pajes embetunados que entregan los regalos accediendo con escaleras de mano, balcón a balcón, ventana a ventana, en los hogares de muchos niños alcoyanos. La Filà La Llana de Moros y Cristianos se encarga de coordinar la recepción y almacenamiento de los obsequios, que se realiza gratuitamente, aunque suelen recibir donativos.

En la Bandeja se detienen los Reyes en el momento cumbre de su Cabalgata: la Adoración en el Belén Viviente, donde «portan sus presentes al Niño (oro, incienso y mirra, como rubrican los Evangelios) y se postran para rendir pleitesía al Redentor», según la descripción de Santonja. Finalmente, cierra el desfile un castillo de fuegos artificiales. Los alcoyanos llevan años pidiendo que se declare Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.