La Celebración de la Reconquista enfrenta a los invasores franceses y a los ciudadanos de Vigo que repelieron su llegada
La Celebración de la Reconquista enfrenta a los invasores franceses y a los ciudadanos de Vigo que repelieron su llegada - FOTOS: CEDIDAS

LA RECONQUISTAVigo, la primera localidad de Europa que expulsó al ejército de Napoléon

El 30 y 31 de marzo, la ciudad regresa a 1809 para conmemorar el levantamiento popular que logró expulsar a las tropas francesas

Actualizado:

Un fin de semana al año, los vigueses vuelven atrás en el tiempo para conmemorar uno de los episodios más gloriosos de su pasado. Entre los últimos días de marzo y los primeros de abril -el 30 y 31 de marzo este 2019- la localidad regresa al siglo XIX para celebrar la expulsión de los tropas napoleónicas en el marco de la Guerra de la Independencia.

El 28 de marzo de 1809 el pueblo alzado en armas contra el invasor convirtió a Vigo en la primera localidad de Europa que logró expulsar al ejército francés de una plaza conquistada. Más de 1.400 soldados imperiales fueron hechos prisioneros y desde la villa olívica se organizó después una ofensiva en toda Galicia que consiguió la retirada definitiva del ejército de Napoleón. Y la determinación de los vigueses tuvo su recompensa: el reconocimiento de «ciudad» otorgado por la Regencia.

Aunque los vigueses no dejaron nunca de celebrar su victoria ante las tropas francesas -la Reconquista se conmemora en la ciudad desde 1810-, la fiesta actual debe su trascendencia a la iniciativa de la Asociación de Veciños do Casco Vello, que proyectó la festividad al mundo a través de la recreación histórica de la batalla.

Representación teatral

Conjuras populares contra los franceses
Conjuras populares contra los franceses

Con la participación de más de medio millar de actores y figurantes, que dan vida a medio centenar de militares franceses, entre 60 y 70 de las milicias populares y a unos 400 paisanos, la representación teatral es sin duda el eje central del evento. La recreación arranca en la Puerta del Sol. El ejército francés toma la plaza y se suceden los ataques del pueblo para defenderse, encabezados por los militares Pablo Morillo y Bernardo González «Cachamuíña». El robo de armas, la negación de alimentos a los soldados, la arenga de Aurora a las mujeres de la villa, el altercado en la taberna de Josefa Rial o la expulsión de la plaza de los franceses, con la presencia en escena de personajes locales como Carolo, Cachamuíña, Almeida, el abad de Valadares o el párroco de Matamá Juan de Bastos son algunos de los episodios narrados.

La puerta de Gamboa

Instante de la defensa de la Porta da Gamboa
Instante de la defensa de la Porta da Gamboa

La teatralización de los hechos ocurridos en esos albores del siglo XIX, cuando Vigo era una pequeña villa marinera de cuatro mil habitantes, protegida por la muralla y el castillo y rodeada de aldeas campesinas, continúa en la calle Gamboa, donde se simula el derribo de la puerta de la villa. Carolo, un marinero del Berbés, ya mayor, intenta partir el portón con un hacha pero es abatido por los disparos del ejército francés. Cachamuíña toma el relevo, completa el trabajo y consigue cruzar la puerta. Arranca entonces la batalla, seguida de la rendición del ejército francés que embarca en el puerto de A Laxe, dejando atrás sus armas en la playa. La representación finaliza con la lectura de la declaración de la ciudad como «fiel, leal y valerosa», el título honorífico concedido tras la guerra por Fernando VII a Vigo, y que figura en el escudo de la ciudad junto al lema de «siempre benéfica», ganado casi un siglo después por el auxilio prestado a los heridos que volvían de la Guerra de Cuba en 1899.

Más allá de la representación, la Reconquista convierte durante el fin de semana a la ciudad vieja en un hervidero de gente, música y buen ambiente. Ataviados como pescadores, soldados o campesinos miles de visitantes y locales disfrutan de las actividades programadas para todas las edades, con música en directo, demostraciones de oficios populares, el mercado artesanal o multitud de puestos de comida.