aviones

Espacio aéreo escaso

La distancia entre las butacas determina la comodidad del vuelo. Descubre qué compañías son más generosas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Quien haya viajado en avión en clase turista sabe que el espacio para las piernas es un factor nada despreciable. De él depende que al bajar de la aeronave nuestro esqueleto parezca un cubo de Rubik o por el contrario estemos listos para comenzar la ruta que teníamos prevista. La distancia entre asientos resulta tan importante para los viajeros que existen páginas web dedicadas a calcular dicha separación, reduciendo la búsqueda por compañía y tipo de billete que se tiene (turista, business...).

A pesar de que el precio de los billetes de avión no ha disminuido, sobre todo en los vuelos de largo recorrido, sí lo ha hecho el espacio entre viajeros. Resulta curioso el dato que afirma que desde 1978 la distancia media entre las filas de asientos en clase turista ha menguado 7,2 centímetros. Una infografía publicada en el New York Times lo demuestra, e incluso hace referencia a la propuesta –que luego resultó no ser real, al menos por ahora– de que los viajeros volaran de pie.

Conviene dejar claro que las cifras que se manejan en este reportaje no corresponden al « seat pitch», una expresión que se refiere a la distancia entre el respaldo de un asiento y el mismo punto del respaldo posterior, sino al «legroom» –término que significa «espacio para las piernas». El «seat pitch» ronda normalmente los 70 centímetros, un espacio razonable para que en caso de frenada brusca la cabeza no impacte contra la butaca de delante, aunque no siempre muy cómodo para los más altos.

sun brockie
sun brockie

Sin embargo, el «legroom» engloba el volumen que ocupan las piernas, contando desde la cadera hasta la rodilla. Por eso no resulta extraño que, aunque los datos que refleja este reportaje parezcan confortables (47 centímetros, 42 centrímetros...), no revelan comodidad puesto que hay que restar a esa cifra la medida del fémur propio y obtener como resultado el «hueco libre» que queda para moverse.

El tamaño sí importa, y las múltiples empresas dedicadas a medir la distancia entre asientos son muy consultadas. La compañía Skytraxpublica año tras año la lista de las líneas aéreas que más espacio para las piernas ofrecen a sus usuarios. También Business Traveller ha revelado en su último informe cuáles son los espacios más ventajosos para los turistas que deciden utilizar el avión.

Los resultados han demostrado que, de las 32 empresas encuestadas, Ryanair es la que tiene los asientos de clase turista más juntos entre sí, con una separación de 40,6 centímetros de «legroom». Las más generosas en clase turista son Jet Airways y Thai Airways, que ofrecen en sus flotas hasta 52 centímetros, siempre teniendo en cuenta que estos espacios varían en función del modelo de avión en el que se viaje.

Compañías europeas

En cuanto a algunas de las compañías europeas más famosas, Iberia distancia sus butacas con una separación de entre 43 y 45,7 centímetros. En British Airways podrás moverte en un espacio algo mayor: entre 44 y 46 centímetros. La menos dadivosa es Air Berlin –que sitúa sus asientos con una distancia de entre 42,6 y 45,7 centímetros–, mientras que en Air France se dispone del mayor espacio en las compañías del continente europeo –44,5 y 47 centímetros–.

Lufthansa, por su parte, oscila entre los 43,2 y los 49centímetros, en función del tipo de vuelo y de avión con el que se realice el viaje. Otra compañía centroeuropea, Swiss, concede entre 43,9 y 45,7 centímetros, las mismas dimensiones que Finnair ofrece a sus clientes.

La reducción de los espacios entre asientos es un intento por parte de las compañías aéreas de rentabilizar al máximo cada vuelo, en detrimento de la comodidad de sus viajeros. Si tienes posibilidad de elegir butaca, no dudes en decantarte por las situadas al lado de las salidas de emergencia, ya que estas son las que habitualmente disponen del mayor espacio.

Primera clase es otro mundo

Traspasar la cortina que da paso al universo de primera clase es un cambio radical, tanto en comodidad como en el precio del billete. Sobre todo en los vuelos transoceánicos, el confort que proporciona primera clase es de agradecer. Conviene recordar que no es lo mismo «primera clase» que «business class». Aunque dependiendo de la aerolínea con la que se vuele se pueden denominar de manera diferente, en general se entiende por «primera clase» el billete de avión con más lujos que se puede adquirir. Con un pasaje «business class», sin embargo, se estará comprando la opción intermedia entre primera y turista, es decir, se tendrán ciertos privilegios respecto a la clase turista pero no se disfrutarán de tantas concesiones como en primera.

No es lo mismo «primera clase» que «business class»

Una de las grandes ventajas de volar en primera o en business es la mayor amplitud entre asientos. De hecho, la mayoría de ellos son reclinables casi en su totalidad llegando algunos a alcanzar la horizontalidad perfecta de los 180 grados. Es el caso de, por ejemplo, Virgin Atlantic, que además de esta maravillosa posibilidad ofrece nada menos que 2,21 metros de asiento-cama, para que hasta los más altos disfruten de la perpendicularidad a sus anchas –y a sus largas–.

De las 32 empresas estudiadas en la encuesta de Business Traveller, Virgin Atlantic es la que ofrece las mayores longitudes. En este link se ofrece una visita virtual por uno de sus aviones para que los clientes aprecien la comodidad a la que se enfrentarán si contratan sus vuelos. Sólo hay un asiento por fila puesto que, en el momento que el viajero así lo disponga, podrá reclinarse totalmente y por ello debe haber el espacio suficiente

No se quedan muy atrás respecto al tamaño compañías como Cathay Pacific –2,08 metros–, Lufthansa –2,07 metros– o Air New Zealand –2,06 metros–. Las compañías con los asientos más «pequeños» de esta lista sonJet AirwaysyThai Airways, con 1,61 metros.