ANUARIO DEL SECTOR

El sector del videojuego en España crece un 9%

La industria movió en 2015 unos 1.083 millones de euros en nuestro país impulsado por las ventas de hardware y pierde fuelle la venta física, según se desprende el anuario de la Asociación Española de Videojuegos

MADRIDActualizado:

Bajan las ventas de videojuegos, sube el consumo en España. Parece algo contradictorio, pero no lo es. Las ventas de videojuegos (software) han registrado unos 352 millones de euros en el último año, lo que representa, no obstante, una caída del 3.3% respecto al mismo periodo anterior (364 millones de euros). El ímpetu por hacerse con un nuevo dispositivo de entretenimiento ha logrado catapultar a la industria del videojuego en España a un nuevo récord, 1.083 millones de euros, equivalente a un crecimiento del 8.7%. El términos globales, el sector mueve más de 90.000 millones de dólares en todo el mundo y apunta a lo grande: prevé que experimente crecimientos de doble dígito en los próximos años.

Según el anuario de la industria elaborado por la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), en el último año la venta física de videojuegos generó 791 millones de euros, las ventas online unos 292 millones, de los que las ventas a través de aplicaciones móviles representaron 123 millones. En concreto, se han vendido en España un total de 9.825.000 unidades de videojuegos, 1.105.000 consolas y 4.444.000 periféricos. Por segmentos, el software ha generado unos 352 millones de euros, el hardware 334 millones y los accesorios 104 millones de euros.

El impulso de las consolas de nueva generación (PlayStation 4 y Xbox One) ha supuesto que durante 2015 se haya mantenido el incremento del gasto en hardware, al que destinaron 334 millones de euros, un 11.2% más que el año anterior. Se vendieron un total de 820.000 videoconsolas. La gran mayoría, de hecho, máquinas actuales, sobre todo, como consecuencia de importantes lanzamientos superventas que han permitido distanciarse de las consolas antiguas. Ha imperado aquí una lógica evidente, ya que muchas distribuidores y desarrolladoras han empezado a crear videojuegos para dispositivos más actuales.

Precisamente, el pasado año se ha producido un enorme crecimiento de las ventas de juegos de las consolas de última generación: principalmente de PlayStation 4 (2.767.000 unidades) con un crecimiento del 109%; Wii U (467.000 unidades), con un crecimiento del 28%; y Xbox One (343.000 unidades), cuyas ventas de videojuego han crecido un 56%, pero en términos globales Microsoft pierde la batalla del mercado frente a Sony.

No obstante, la industria ha vuelto a sufrir las consecuencias de un cambio de paradigma en el consumo por la parte de contenidos. Las ventas físicas de software han registrado un descenso del 3.3%, pero el consumo de contenidos online (292 millones de euros) ha producido un nuevo incremento respecto al año anterior (241 millones de euros), ya sea entre descarga de aplicaciones para dispositivos móviles y el resto de plataformas online, según este informe que destaca que los juegos adquiridos desde dispositivos móviles ha generado 123 millones de euros, mientras que el consumo desde el resto de plataformas y servicios online de distribución se situó en 169 millones.

Por segundo año consecutivo, ha crecido la adquisición de accesorios y periféricos (un 15.4% más), lo que demuestra el interés por las diferentes modalides de juego o la personalización. Además, de hecho, a lo largo del año surgirán los primeros dispositivos de realidad virtual de alta gama, con lo cual la inversión en estos aparatos que prometen «engañar» al cerebro captará el interés el próximo año.

«La industria de los videojuegos genera una actividad importante en España y es líder un año más entre las industrias audiovisuales», considera Alberto González Lorca, presidente de AEVI. China, Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Alemania, Reino Unido y Francia «son los países donde más se consumen videojuegos, pero también son referentes en el desarrollo. «España es el noveno consumidor mundial y el cuarto en Europa y sin embargo todavía no tiene el contexto propicio para liderar la industria a nivel internacional. Le pedimos a nuestros políticos que trabajen para ello», señala.