Colgar fotos y datos personales en internet conlleva un riesgo

Expertos de la Universidad Abierta de Cataluña insisten que hay que leer las condiciones de uso y recuerdan que una cosa es ejercer el derecho de autor a publicar una foto y otra que la persona fotografiada haya consentido que se cuelgue en la red

BARCELONAActualizado:

Expertos de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC) han alertado este lunes, en vísperas de la celebración, el próximo miércoles, del Día Mundial de la Propiedad Intelectual, de los peligros de colgar fotos y datos personales en internet.

La profesora de Derecho y Ciencia Política de la UOC, Mónica Vilasau, ha avisado de que «poca gente lee las condiciones de uso que imponen las redes sociales para poder tener acceso al servicio» porque suelen ser «textos largos y pesados y tenemos tendencia a aceptar las condiciones sin mirarlas mucho o nada».

Según Vilasau, leer las condiciones «es una práctica muy conveniente», aunque reconoce que resulta difícil debido a que muchas veces utilizamos dispositivos que no permiten una lectura fácil y amable.

«La consecuencia de no leer las condiciones es que no sabemos las implicaciones que tienen las acciones que hacemos en las redes, que cada vez tienen más usuarios», ha advertido.

Según el informe sobre el uso de redes sociales de la agencia de estudios IAB (2016), en España ocho de cada diez internautas de entre 16 y 55 años usan las redes sociales, lo que representa más de 15 millones de usuarios.

El estudio constata que las redes preferidas son Facebook, YouTube, Twitter e Instagram y que el 36 % de los usuarios cuelgan y comparten contenidos.

«Tenemos que ser cuidadosos a la hora de colgar fotos u otros contenidos en internet», ha alertado la catedrática de Propiedad Intelectual y también profesora de Derecho de la UOC, Raquel Xalabarder.

Según los expertos, hay que distinguir si son espacios más o menos cerrados que permitan cierto control -como Facebook- o en cambio son espacios totalmente abiertos, como una web, Twitter o Instagram, en la que lo que se comparte es público y se puede hacer viral más rápidamente.

Sobre la propiedad intelectual de las fotos personales publicadas en internet, Xalabarder informa de que «en las condiciones de uso, lo que hacen estas plataformas es obtener a su favor una licencia de todos los derechos de propiedad intelectual de todos los contenidos que colgamos».

«Si queremos pensar bien, lo hacen porque, si no hubiera esta cesión de derechos, la herramienta no podría funcionar», ya que cada vez que alguien retuitea, hace un comentario o comparte un apunte, «hace un acto de explotación y, por tanto, si Facebook no tuviera nuestra autorización, no se podrían hacer estas acciones y el sistema no funcionaría como red social».

«A efectos de propiedad intelectual, compartir comporta dos actos de explotación: la reproducción y la comunicación pública; y, por tanto, si no cedes al menos estos dos derechos, la red no funciona», según Xalabarder.

Los expertos advierten, sin embargo, que una vez cedidos los derechos intelectuales estas plataformas «podrían hacer muchas más cosas con nuestras imágenes, como venderlas, ponerlas en una base de datos, obtener algún rendimiento económico».

«De momento, no se sabe que lo hagan, sobre todo porque no les interesa», según Xalabarder, y además podrían tener problemas con los derechos de imagen, «que a menudo no tenemos en cuenta».

La experta en propiedad intelectual recuerda que una cosa es que hagamos un foto y como autor tengamos derecho a colgarla, pero otra cosa es que eso no implica que la persona que sale en la foto haya consentido que la colguemos en la red.

Según Vilasau, con los datos personales introducidos en una red social, una aplicación o una página web, pasa más o menos lo mismo: «perdemos el control».

Vilasau afirma que en las condiciones de uso es donde se debería informar sobre quién tiene acceso a todo este tipo de información, pero «eso no impide que en algún caso se haga uso posteriormente y que se ceda a otras personas, aunque sea vulnerando la legislación».