Los sistemas de pago por móvil: una necesidad ante las nuevas generaciones

Los «millennials» salen de casa solo con la tarjeta de crédito y el «smartphone». Atrás han quedado los tiempos en los que siempre se llevaba efectivo encima

Actualizado:

Si por algo se caracteriza la gente joven de hoy día con respecto a sus padres y mayores es por salir de casa solo con la tarjeta de crédito. Atrás han quedado los tiempos en los que siempre se llevaba efectivo encima. Más que una moda se trata de una nueva forma de pago propia de los «millennials» quienes, además, no salen de casa sin su «smartphone».

A esta nueva realidad se están adaptando las compañías. Y aunque haya alguien que aún no se lo crea, en la actualidad es posible sacar dinero solo con el teléfono. BBVA, por ejemplo, cuenta con Efecto Móvil, un sistema que permite enviar dinero a un amigo a través del teléfono. El usuario tan solo tiene que introducir el número del destinatario y el importe. Al instante, podrá retirarlo en cualquier cajero BBVA.

Y es que si las nuevas generaciones viven por y para el móvil, lo mejor es crear servicios que se adapten a su estilo de vida, como la posibilidad de domiciliar sus recibos desde su «smartphone». Esta es la posibilidad que brinda BBVA con su «app», de forma cómoda y sencilla. De esta manera, se evitan demoras en el pago y, lo más importante, no hay comisiones.

Por último, cabe reseñar otros dos problema que existen con los sistemas de pago: la imposibilidad de pagar con la tarjeta de crédito si no se llega al mínimo establecido por el local así como no poder hacer el pago en un establecimiento a través del móvil.

Estas nuevas formas de pago están presente ya en nuestra sociedad y hay quienes aún se resisten a ello. Basta con tener un «smartphone» con conexión a internet para poder hacer pagos con tarjeta desde cualquier móvil y tableta. Es el caso de SmartPay, un dispositivo de BBVA muy útil para, por ejemplo, emprendedores, quienes podrán realizar sus cobros con tarjeta a través del móvil del cliente y en cualquier lugar. Una vez solicitado al banco un datáfono de tamaño reducido, que cabe hasta en un bolsillo, sólo es necesario descargarse la aplicación de SmartPay en el móvil.