FacebookEl joven prodigio en el que Facebook confía para conquistar a los «millennials»

La red social lanza Lifestage, una aplicación de Michael Sayman, un chico de 19 años al que Zuckerberg contrató en 2014

Actualizado:

Facebook no se rinde. Nunca. La competencia, de hecho, parece hacerle más fuerte y Mark Zuckerberg sabe que es necesario estar siempre en alerta, reinventarse y no morir. Ni siquiera en el intento. La compañía regresa a la carga con Lifestage, una aplicación independiente basada en el vídeo con la que pretende conquistar a los más jóvenes, incluso a la denominada Generación Z.

Lo más curioso de todo es que el artífice de esta «app» es Michael Sayman, un joven peruano de 19 años que trabaja en Facebook desde hace dos. Fue el propio Zuckerberg quien se puso en contacto con él para invitarle a visitar la sede de la compañía en Silicon Valley.

«Durante los últimos dos años, la gente me ha preguntado en qué trabajaba en Facebook. No he sido capaz de responder a esa pregunta hasta ahora, cuando ya puedo compartir algo», relata el joven en su perfil de Facebook.

«En los últimos dos años, mi enfoque y trabajo en Facebook se ha enfocado en aprender sobre la producción de contenido y entender y compartir cuál es el futuro del vídeo y todo lo que le rodea», explica, con emoción por poder «trabajar en nuevos productos».

Michael Sayman en su foto de perfil de Facebook
Michael Sayman en su foto de perfil de Facebook

Hace ya tiempo que los «millennials» decidieron abandonar Facebook en busca de otros rincones virtuales más interesantes para ellos como Snapchat. La red social, que tiene ya más de 1.650 millones de usuarios, intentó retener a los jóvenes con Instagram, la red social fotográfica por excelencia.

La estrategía podría ir por buen camino. Y más después de que hayan copiado a Snapchat con la puesta en marcha recientemente de « Instagram Stories», y la próxima funcionalidad para retransmitir vídeo en directo, «Canales de Eventos».

Pero parece no ser suficiente. Así Facebook ha lanzado Lifestage, una aplicación, de momento solo disponible en iPhone, diseñada para crear redes sociales entre los compañeros de clase. De hecho, se dirige a los menores de hasta el 21 años, quienes, para poder crearse el perfil, deberán responder a algunas preguntas sobre sus gustos e intereses. De hecho, Michael Sayman recuerda cómo Facebook comenzó siendo el nexo de unión de una comunidad educativa.

Los niños y adolescentes, entonces, pueden crearse un perfil visual, basado en el vídeo. La aplicación enlaza directamente los centros escolares de los alumnos que se crean el perfil y así descubren al resto de compañeros.

De esta manera, los usuarios pueden compartir vídeos para describir lo que les gusta o lo que les irrita, sus estilos de baile o cualquier otro aspecto de su personalidad. Lifestage cuenta también con la opción de bloqueo y denuncia.

«Al igual que Facebook en 2004, estamos lanzando Lifestage de escuela en escuela», explica el joven. En el momento en el que se inscriban 20 personas del mismo centro, la «app» se desbloquea y empieza a funcionar. «A partir de ahí, tenemos la intención de explorar cómo ampliar Lifestage», apunta.