Un empleado de BQ trabaja en la oficina
Un empleado de BQ trabaja en la oficina - ERNESTO AGUDO
Mobile World Congress

España se hace fuerte en la tecnología del futuro

De los dos mil expositores que estos días asisten a la feria de Barcelona, unas cincuenta empresas entre ellas la niña bonita BQ pasean la bandera rojigualda en su recreaciones de productos avanzados y que forman parte del entramado tecnológico que se abre camino en la actualidad

Actualizado:

Tienen ADN español y pasean el talento por los cuatro costados. La tecnología «made in Spain» va abriéndose un hueco importante a nivel internacional. Surgen oportunidades para crear soluciones. Aparecen «startups» con ideas brillantes (algunas muy originales) y, frente a las grandes marcas que dominan el panorama, van golpeando fuerte el martillo de la industria. Entre los dos mil expositores, la feria Mobile World Congress de Barcelona contará con casi sesenta empresas españolas, entre las que destaca la presencia de BQ, Wolder, Vexia o imasD en el campo de la movilidad, pero también se llevarán nuevos productos y servicios de otras ramas tecnológicas que marcan tendencia como la realidad virtual o los sistemas de pago móvil que aspiran a liderar gigantes como Apple y Samsung.

La era móvil, que vuelve a su cita mundial, vive una explosiva evolución. Frente a la inversión en marketing y publicidad dedicada por grandes firmas del sector, la firma madrileña BQ ha agitado el mercado con una propuesta que une calidad y precios contenidos. Su éxito radica en una premisa: el precio de estar «más cerca del coste posible», considera su consejero delegado, Rodrigo del Prado, que en declaraciones al diario ABC considera que «los usuarios son exigentes en la medida que valoran las prestaciones del dispositivo».

Centrado actualmente en el campo de la movilidad, la empresa con sede en Las Rozas y que busca su proyección internacional no descarta entrar en el campo de la tecnología « wearable», aunque no a corto plazo. Tras la tibia acogida del pasado año, las previsiones de los analistas apuntan que los dispositivos de muñeca vivirán su fuerte irrupción en el mercado pero, de momento, los llamados «smartphones» seguirán siendo el centro de la vida digital: «Las muñecas. Los wearables son parte del ecosistema y más como un accesorio», considera. En ese terreno también explorará Geeksphone con su nueva GeeksMe, una pulsera de monitorización capaz de medir incluso el rendimiento sexual.

En busca de romper la dualidad iOS-Android

Los sistemas operativos iOS y Android se disputan el reinado y han conseguido, incluso, desplazar hacia el oscurantismo a BlackBerry. El escenario, a corto plazo, no vislumbra ningún gran cambio a pesar de la inminente llegada de Windows 10, que propone unir todo tipo de dispositivos. Ubuntu OS, que BQ se ha convertido en la primera marca en apostar por esta plataforma de software libre, no ha hecho más que comenzar su andadura y supondrá que el usuario tenga a su alcance más opciones. «La experiencia [de este sistema operativo] se centra en el usuario y tiene recorrido», cree Del Prado, al tiempo que se muestra convencido que la dualidad entre los ecosistemas de Apple y Google «está condenada a romperse».

De momento, Android sigue siendo el rey de los móviles, gracias en parte al crecimiento de los dispositivos de bajo coste procedente de países asiáticos y una de las apuestas de Vexia y Wolder para lograr un impulso en el mercado. El formato «tablet», otra de las patas del mercado, vive también su particular reinvención y busca una nueva concepción más centrada en el uso productivo del dispositivo, de donde surgen propuestas como la potente Portablet CoreM de Vexia que, bajo Windows 8.1 consigue ponerse al nivel de la Surface Pro 3 de Microsoft en aras de conseguir esa ansiada movilidad extrema.

«Cada vez más la gente utiliza tablets para el trabajo y los teclados permiten profesionalizar el concepto de tablet para poder utilizarse en cualquier sitio. Es una ampliación del tablet», subraya Sergio Hernández, director de marketing de esta compañía madrileña, de la que también forma parte Reticare, una solución de protector de pantallas que «cambia el concepto de uso de la tecnología hacia un uso más responsable» al permitir proteger los ojos de los usuarios. «La pantalla de los dispositivos pueden estar dañando considerablemente nuestra retina», dice. Este protector, que también se presentará en el marco de la feria de Barcelona, absorbe la fototoxididad de las pantallas.

Llegan los «smartphones» a la carta

Otra de las soluciones a las que pretenden llegar diversas marcas como Google con su Project Ara es desarrollar dispositivos construidos a base de módulos y que podrían convertirse en los «smartphones» a la carta, una concepción novedosa y que supone «la evolución lógica que tenía que llegar a los mòviles», en opinión de Jaime Goig, director de comunicación de la empresa valenciana imasD, que presenta en el Mobile World Congress la primera «tablet» modular.

Este sistema permitirá «ahorrar costes en la fabricación y el desarrollo de los dispositivos» como si se tratase de un ordenador de sobremesa con el que muchos usuarios modifican sus prestaciones (tarjetas gráficas, procesadores, reproductores) para conseguir dejar el PC a sus necesidades (juegos, edición de vídeos). «Se alarga la vida de su dispositivo y supone decir adiós a la obsolescencia programada», explica.

El auge de los pagos móviles

Estos móviles que portamos diariamente y que son, más bien, miniordenadores buscan girar hacia métodos de pago y monederos virtuales cuyo principal escollo para desterrar las tarjetas de plástico sigue siendo la falta de un estándar y las dificultades de extender la infraestructura necesaria. En esa búsqueda de un nuevo medio de pago queda pendiente resolver esos sistemas históricos de tarjeta de plástico, una tecnología que «está obsoleta» y «no favorece la libre competencia» en opinión de Jonathan Hayes, presidente y fundador de Dinube, el primer medio de pago digital y que cuenta con un control de la privacidad, «la gran preocupación» de la llamada Generación Móvil: «Los medios de pago creados en los años cincuenta del siglo pasado y que actualmente son tarjetas gestionadas por bancos son claramente insatisfactorias para la era digital».

El mundo virtual a tu alcance

La realidad virtual también ha regresado con fuerza en el último año de la mano de Oculus VR, empresa adquirida por Facebook en una multimillonaria operación financiera y que ha servido para que otras empresas se sumen al carro de esta tecnología, que en los noventa se hicieron algunos experimentos, pero que ahora el hardware y el software están preparados para dar comienzo a una nueva era cuyo punto de inflexión será este año, según los expertos.

Todo ha renacido a través de Oculus, pioneros en este sector y gracias a la tecnología implementada en los móviles que permiten crear realidades virtuales en 360 grados de visión mediante el los giroscopios que ha permitido darle «un valor añadido y crear contenidos dependiendo del posicionamiento de donde mire el usuario», considera Franck Torrano, fundador de Whiplash, empresa catalana que presenta en los próximos días una revolucionaria silla que permite «sentir» y «trasladar al cuerpo» la experiencia de los cascos de realidad virtual. Enfocado al ocio electrónico, permitirá «vivir una gran experiencia» y sus creadores creen en que «puede ser el nuevo joystick de las consolas».

Con ilusión, creatividad y esfuerzo, la presencia de otra «startup» española en el rutilante espectro tecnológico no hace más que constatar el empuje hacia el futuro que propugnan desde pequeñas empresas como Droiders, que trae el proyecto «Streye», capaz de convertir los dispositivos de realidad aumentada como Google Glass en aparatos con múltiples posibilidades para la formación, la preparación quirúrgica y el diseño. «Va a ir a más, ya que la potencia que está adquiriendo la realidad virtual es tremenda. Ya se ha aplicado a la automoción, la salud… pero esa atracción por el mundo del juego va a conseguir que entre en el hogar. Estamos prácticamente seguros que el 2015 va a ser el año del boom de esta tecnología», vaticina Ignacio Navarro, director de desarrollo de negocio de la firma murciana.

La nube alza el vuelo

Uno de los aspectos que ha permitido la conectividad a internet es la posibilidad de trabajar en entornos virtuales y en la «nube», término con el que se conoce a la tecnología «cloud computing». En ese terreno ha apostado la operadora y telefonía IP malagueña Netelip en su idea de «la oficina estés donde estés» y cuyo máximo responsable, Benjamín Amezcua, considera que se las empresas pueden ser «más competitivas». La idea es simple: gracias a un conjunto de herramientas facilitadas, las empresas, PYMES y profesionales pueden trabajar desde cualquier lugar del mundo con «total flexibilidad, seguridad y a un coste reducido».

Aprovechando otra de las tendencias del mercado, el Big Data, que supone organizar analizar grandes bases de datos, CartoDB permite la creación de mapas «online» y demuestra que una imagen vale más que mil palabras. La «startup» desarrolladora del revolucionario programa software libre lleva al MWC su nueva generación del producto. «A lo largo de la historia se ha utilizado la representación visual como herramienta para explicar ideas complejas. Monitorizar y detectar alertas de deforestación a nivel global, por ejemplo, no sería posible sin un mapa que nos permitiese ver donde no podemos llegar de otra manera», apunta de Sergio Alvarez Leiva, vicepresidente de producto de la empresa española, que considera que «manejar la cantidad ingente de datos que tenemos a nuestra disposición dentro de un par de años será el equivalente a gestionar una hoja excel hoy en día».

El futuro de las «apps»

El mercado de las aplicaciones también está representado por varias «startups» y compañías. Las principales tiendas que albergan estos servicios (App Store y Google Play) superan el millón de «apps» respectivamente, pero según diversos informes consultados el crecimiento y popularización de las mismas se ha estrechado, una idea que descarta Emilio Avilés, responsable de Slash Mobility, que considera que «el concepto de aplicación no ha tocado techo», aunque reconoce que «los modelos de negocio planteados se tienen que reinventar», ya que actualmente no se no puede ganar tanto dinero fácilmente haciendo apps como antes.-

«El mercado está maduro y, ahora, hay que adaptarse a las nuevas tendencias», tales como los dispositivos «wearables» -vestibles, en español-. «La tendencia es que la aplicación haga una cosa. Habrá pequeñas aplicaciones que resuelvan muchas cosas. Ahora, hay cada vez más dispositivos conectados y, para esto, se necesitan aplicaciones que resuelvan la comunicación entre estos elementos y, sobre todo, realizar un proceso en concreto. De ahí surgen proyectos como Appszoom Technologies, que propone una tienda de aplicaciones que ayuden a los usuarios a descubrir su próxima aplicación favorita.

Aglutinar el mundo de las «app» y localizar las útiles será cuestión de tiempo para que las personas entraremos por la puerta de la «smart home», una de las propuestas de las firmas Lhings o Wattio, presentes también en Barcelona, y que buscan darle sentido a la casa inteligente. «Es un sector muy innovador para la mayoría de las personas y está despegando ahora», asegura Laura Mendía, responsable comercial de Wattio, quien apunta al ahorro energético y el control de gastos de electricidad como el camino a seguir. «No es moda pasajera, es democratizar la domótica y que sea mucho fácil la instalación y ser accesible a todo el mundo. Ahora con los smartphones puede controlarlo todo y llevar tu casa en el bolsillo», agrega.