Detalle del Apple Watch
Detalle del Apple Watch - APPLE
CES 2015

«Wearables»: ¿será este el año en el que comiencen a despegar?

Los expertos aseguran que la adopción de estas nuevas tecnologías dejará su fría acogida del pasado para marcar un punto de inflexión en 2015. Los fabricantes insisten en sus nuevas colecciones, a pesar de que las ventas no acompañan

Actualizado:

Suele pasar que, pese a su irrupción, hasta que el mercado adopta las nuevas tecnologías se tarda meses e, incluso años. O nunca, quién sabe. Los precios, altos en el primer momento en el que llegan a las tiendas en muchas ocasiones, y la falta de interés provoca que su popularización sea menor de la esperada por parte de los fabricantes.

Es lo que le sucede a la tecnología «wearable», llamada así por su denominación anglosajona, y que viene a plantear que los complementos como pulseras, cinturones o gafas, e incluso la ropa, tomen una nueva forma gracias a la posibilidad de conectarse a internet. Nuevas funciones y múltiples sensores para calibrar todos nuestros pasos forman parte de esta nueva era en la que nos encontramos. Pero las ventas de todas esas pulseras cuantificadoras y relojes inteligentes no han sido masivas, siendo su acogida muy fría entre los potenciales consumidores. Estos se han volcado en hacerse con un «smartphone» en los últimos años, pero estos nuevos productos ultraportátiles no han cautivado; no de momento. Todavía no ha llegado al punto de madurez en el que haya conquistado al público.

Las escasas posibilidades de muchos de ellos, siendo la mayoría de los sensores que utilizan destinados a registrar ciertos datos como los pasos andados o las calorías quemadas, sumado a una duración de sus baterías muy por debajo de lo esperado, ha desembocado en que la mayoría se queden en el muestrario de las tiendas. Sí, los «wearables» han ganado protagonismo desde que en la anterior edición del CES Las Vegas se exhibiera el esfuerzo de muchos fabricantes en desarrollar productos de este tipo. Sin embargo, entre los consumidores ha primado la cautela a pesar del bombardeo constante de diseños de Samsung, Sony, LG o Motorola y otras firmas. En esta edición volvemos a lo mismo y todo apunta a que tampoco será recordada por nada revolucionario, como ya sucederiera en otros años donde se lanzaron los primeros reproductores de CD en el año 1981 o el televisor de plasma, en 2001.

Según datos de la firma de análisis de mercado Kantar Worldpanel ComTech, la penetración de los relojes inteligentes apenas alcanza el 1% en la actualidad. Pero se espera que este 2015 sea el año en que comience a despegar y, finalmente, se quede entre nosotros. Este mercado alcanzó el pasado año un valor de 100 millones de euros, después de venderse alrededor de 960.000 relojes inteligentes, según los datos que baraja Consumer Electronics Association (CEA), la patronal norteamericana de la industria de electrónica de consumo, que apunta a que nueve de cada cien adultos norteamericanos van a adquirir uno de estos relojes a lo largo de los próximos 12 meses. Otro estudio, elaborado por Ipsos, establece que el 18% de los norteamericanos comprarán un dispositivo de este tipo este año.

La industria se enfrentará al desembarco del Apple Watch, la apuesta de la firma de la manzana por estos «cacharritos» y empezará a mostrar, previsiblemente, el músculo que los expertos vaticinan. Sin embargo, no está claro el impacto que tendrá este dispositivo en el mercado. Una de las grandes esperanzas en este ámbito fueron las Google Glass, ahora en peligro de convertirse en un proyecto olvidado y solo destinado a algunas empresas especializadas. «Símbolo de arrogancia tecnológica», han vaticinado los expertos de «Financial Times». Habrá que comprobar si, al final, volvemos a hablar de una moda pasajera o el comienzo de una nueva forma de acceder a la tecnología.