Facebook y Oculus Rift: un futuro a nivel de «Matrix»
Oculus Rift, en una imagen promocional - OCULUS

Facebook y Oculus Rift: un futuro a nivel de «Matrix»

La compra de la compañía Oculus VR, desarrolladora del dispositivo de realidad aumentada, sorprende al sector

Actualizado:

Facebook quiere ser el dueño del mundo. Convertido en el rey de las comunicaciones sociales, aspira a que los ciudadanos le demos el teléfono móvil (WhatsApp) y, ahora, quiere dar un paso más: desarrollar la tecnología de la realidad virtual, una de las tendencias actuales en la industria y una de las grandes revoluciones del futuro. ¿Será este el siguiente paso a seguir? [Vídeo de cómo funciona Oculus Rift]

La compra por parte de la red social del fabricante de dispositivos de realidad aumentada Oculus VR por 2.000 millones de dólares (1.420 millones de euros) ha sorprendido a todos. Esta empresa ha creado Oculus Rift, un casco pensado para una mayor inmersión en los videojuegos que ha supuesto el pitido inicial en el nuevo partido entre los desarrolladores de software y hardware de entretenimiento. Y, por primera vez, Facebook adquiere una empresa de hardware que aún no vende sus productos a los consumidores. Su segunda generación acaba de presentarse y su lanzamiento se espera para los próximos meses.

Pero esta compra asusta por el inconmensurable poder que está teniendo, cada vez más, Facebook, bajo una constante lupa por sus dudos términos de uso y cómo ejerce la privacidad. De hecho, Markus Persson, creador del exitoso «Minecraft», adelantó que ha cancelado la versión del juego que preparaba para Oculus Rift.

Y, ¿cómo encaja este producto en la estrategia de Facebook, que asegura que Oculus seguirá centrada en videojuegos y no pasará nada. «Nuestra misión es hacer el mundo más abierto y conectado. Durante los últimos años , esto ha significado principalmente la creación de aplicaciones móviles que le ayudan a compartir con las personas que te importan», ha explicado Mark Zuckerberg, fundador de la compañía, en un comunicado que ha sorprendido al sector.

«Tenemos mucho más que ver en los móviles pero en este momento nos sentimos que estamos en una posición donde podemos empezar a centrarnos en las plataformas que vendrán después para que sea aún más útil, entretenido y obtener mejoras experiencias personales», ha añadido Zuckerberg, al tiempo que ha asegurado que con Oculus tendrá la oportunidad de crear «la plataforma más social de la Historia» y «cambiar la forma en la que trabajamos, jugamos y nos comunicamos». «En 10 años las redes sociales entrarán por los ojos», ha vaticinado.

«Vamos a hacer de Oculus una plataforma para muchas otras experiencias», ha adeltantado Zuckerberg. «Imagínese disfrutando de un juego en un asiento, estudiando en un aula de estudiantes y profesores de todo el mundo o consultar con un médico cara a cara con solo ponerse las gafas en su casa. Es realmente una nueva plataforma de comunicación».

Desde que el proyecto comenzara a dar sus primeros pasos gracias a su repercusión tras buscar financiación en plataformas de «crowdfunding». Oculus Rift, un casco que cuenta con unas gafas en la que se reproduce contenido audiovisual y que permite recrear una realidad virtual cercana a la realidad, ha mantenido grandes planes en aras de cambiar y mejorar la experiencia en el consumo, principalmente, de videojuegos.

El dispositivo, que ha enviado más de 20.000 productos a desarrolladores por unos 300 dólares, es uno de los más esperados y reside en los desarrolladores un gran interés en la creación de servicios y herramientas para esta plataforma. El precio final, que también se desconoce, podría estar en torno a los 300 dólares.

Precisamente, Oculus VR ha justificado esta compra en términos de beneficio empresarial y como una gran oportunidad. «Los recursos de Facebook permitirán a una compañía que acaba nacer llegar al mercado más rápido», ha escrito Palmer Luckey, fundador de la empresa con solo 21 años, en una entrada en el sitio Reddit.

Lo cierto es que la realidad aumentada, uno de los sueños desde hace dos décadas, hoy es posible. ¿Llegará un momento en el que la realidad virtual pueda llegar a confundir y desvirtuar la vida real? Una tesis más propia de películas de Ciencia Ficción, pero que los desarroladores de este «gadget» han deseado. De hecho, en palabras de su fundador hace unos meses, Oculus pretende «alcanzar el nivel visto en Matrix en el futuro», aunque esta tecnología, «aún en pañales», corre, tal vez, demasiado rápido.