La Signature OLED 8K de LG en IFA 2019
La Signature OLED 8K de LG en IFA 2019 - AFP
IFA 2019

Esto es lo que le tienes que pedir a tu próximo televisor que compres este año (o para 2020)

La industria de la imagen vive su pleno esplendor para tener lista la próxima revolución basada en resoluciones 8K, aunque todavía es pronto para sacarle partido. El mercado se inunda de demasiadas siglas como OLED, LCD, QLED, HDR Plus o Dolby Vision que a veces tomar la decisión de compra supone un quebradero de cabeza

Actualizado:

Se podría decir sin miedo a equivocarse que una buena parte de las presentaciones de IFA de este año han girado alrededor de dos únicas siglas: 5G y 8K. La primera, como todo el mundo sabe, hace referencia a la nueva red ultra rápida de comunicaciones móviles, y está destinada a cambiar el mundo de formas que aún nadie se atreve a predecir.

La segunda es lo último en cuanto a calidad de imagen en los televisores, y supone un gran salto más allá del 4K, al que ya estábamos empezando a acostumbrarnos. Juntas, ambas siglas, significan que los televisores de los próximos años serán capaces de ofrecer una definición sin precedentes, y de conectarse a las nuevas redes rápidas para reproducir en tiempo real incluso los contenidos más «pesados».

La feria tecnológica IFA, que se celebra estos días en Berlín, es un escaparate abierto a este futuro. Un futuro que empieza a materializarse en los productos presentados por las diferentes marcas. 5G y 8K, por ejemplo han llegado ya a mezclarse en un solo dispositivo, un gigantesco televisor de 120 pulgadas presentando estos días por la firma japonesa Sharp. Y si bien es cierto que otras firmas, como Huawei o Samsung, también están trabajando en ello, alguien tenía que ser el primero, y en esta ocasión los primeros han sido los japoneses.

La empresa nipona, sin embargo, no ha facilitado precio ni detalles sobre la comercialización de su enorme televisor 8K, que a día de hoy es el mayor del mundo con esa resolución. Se sabe, eso sí, que probablemente no esté destinado a hogares, sino a instituciones como museos y escuelas, donde su enorme resolución podría aprovecharse para apreciar, con toda claridad, incluso los menores detalles de una obra de arte.

Por supuesto, no ha sido Sharp la única en presentar en IFA televisores 8K. Samsung, LG, Hisense o Sony, entre otros, han hecho lo mismo. ¿Significa este auténtico «desembarco» del 8K que el mercado ya está maduro para esa clase de televisores, que multiplican por cuatro la resolución del 4K? Ni mucho menos. A día de hoy no existen contenidos audiovisuales en 8K, por lo que difícilmente podremos aprovechar por completo las posibilidades de un televisor con esa resolución. Samsung, sin ir más lejos, anunciaba hace apenas dos días que desarrollará el primer contenido HDR10+ en 8K del mundo, y que lo hará en colaboración con los principales servicios de «streaming» que operan en Europa.

A pesar de estas limitaciones de contenidos, el 8K ha llegado para quedarse. LG, en efecto, ya mostró el año pasado en IFA su primera TV con pantalla OLED de 8K, y este año ha reforzado su oferta con nuevos modelos. Samsung, por su parte, que se adelantó a casi todos, también en 2018, sacando al mercado su QLED 8K, presenta ahora un nuevo modelo algo más pequeño (y asequible) pero con la misma resolución. Se trata del nuevo QLED 8K de 55 pulgadas, que se suma así a los ya existentes de 65, 75, 82 y 98 pulgadas, mucho más caros. Sony también llevó a IFA su ZG9 8K HDR Full Array LED, ya presentado en primavera y equipado con el poderoso procesador de imagen X1. Y no conviene perder de vista a la china Hisense, que con su exclusiva tecnología ULED, ha sorprendido este año en IFA con su nuevo televisor de 8K, el 85U9e.

¿Pero, para qué -podríamos preguntarnos- nos sirve un televisor 8K si nadie, o casi nadie, emite o produce aún contenidos en esa resolución? La cuestión es que hay un truco. Y aunque las propias compañías admiten que es aún muy pronto para implantar la tecnología de forma masiva, sí que es cierto que tanto Samsung como otras marcas han conseguido «entretener la espera» gracias a la última generación de procesadores con Inteligencia Artificial, que son capaces de «escalar» la calidad de imágenes de menor resolución, a base de añadir píxeles, hasta quedarse cerca de la del deseado 8K.

Según Samsung, por ejemplo, su procesador permite aumentar la resolución de una película emitida en 4K y verla hasta a un 96% de la calidad 8K. Si la película es en Full HD, el televisor de Samsung la mostrará con una calidad cercana al 70% de un 8K original. E, incluso, si partimos de un vídeo con calidad SD, muy comunes en YouTube, conseguiremos verlos a casi el 50% de la calidad 8K.

Tecnologías similares de escalado están presentes, también, en el resto de las marcas. No está nada mal mientras esperamos a las primeras emisiones nativas en 8K, que llegarán, como no, a caballo de grandes eventos deportivos como los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, o incluso antes, en el Mundial de Fútbol de Qatar, que se disputará en 2022. En resumen, aún no tenemos 8K real, pero casi... Otros fabricantes, como Panasonic o Philips, han preferido esperar para dar ese salto, aunque eso no significa que sus ofertas sean menores. Y es que el «viejo» 4K tiene aún mucho que decir. Veamos cuáles han sido las principales propuestas de este año.

OLED o QLED, pero ¿con 8K?

De la mano de TP Vision, la «join venture» que Philips creó en 2012 junto a la compañía de Hong Kong TPV Technology, y que desde entonces se encarga de producir y comercializar los televisores de la marca, Philips ha anunciado este año dos nuevos modelos OLED+934 y OLED+984, que incluyen la tercera generación del procesador P5, ese que ha dado tantos éxitos y premios a la compañía y que es hasta un 30% más potente que la versión anterior. Recordemos que en 2018, los televisores de Philips consiguieron 101 premios, y que este año ya llevan otros 35.

El OLED+984, el tope de gama, es un televisor Ultra HD 4K e incorpora las tecnologías Perfect Picture Engine, Dolby Vision y Atmos, HDR y, por supuesto, Ambilight, ya saben, el sistema de iluminación trasera ideado por Philips que cambia de color con las imágenes y que enmarca el televisor en un «aura» luminosa que realza todos los contenidos que vemos en él.

Según responsables de la compañía, «este televisor se ve mucho mejor que cualquiera de los modelos de 8K actualmente en el mercado». En cuanto al sonido, este dispositivo tampoco se anda con chiquitas. De hecho, incorpora un sistema Bowers & Wilkins con altavoces de elevación Dolby Atmos. Según la compañía, «es el sistema de sonido más avanzado jamás ofrecido en un televisor».

Hisense añade un segundo panel a sus televisores

La compañía china no solo ha destacado en IFA por su ya citado modelo de 8k, sino también por sus nuevos ULED XD, una serie de televisores que incorporan un segundo panel de escala de grises justo detrás del panel 4K, lo que confiere a las imágenes una profundidad y un detalle desconocidos hasta ahora. Gracias a este exclusivo doble panel, y con su tecnología propietaria Dual Cell, que divide la pantalla en más de un millón de zonas que se tratan de forma individual, cada detalle de la imagen se optimiza por separado, con un resultado de visualización muy difícil de mejorar.

Hisense también presentó su nueva generación de Laser TV, proyectores de alta resolución que son capaces de ofrecer imágenes de hasta 100 pulgadas a apenas 10 cm de la pared. el nuevo 100L5 Sonic Screen Laser TV, además, es capaz de emitir el sonido directamente desde la pantalla, que actúa como si fuera la membrana del altavoz.

El impresionante «puente OLED» de LG

Y qué decir de LG, que sorprendió a todo el mundo no solo con sus nuevos televisores OLED 8K, entre ellos el enrollable, sino con un auténtico despliegue de poderío en forma de «túnel OLED», un pasillo de entrada a su exposición hecho a base de 216 pantallas curvas OLED de 55 pulgadas que daban forma a una impresionante estructura de 5 metros de alto, 7 de ancho y 15 de longitud.

Todo un espectáculo para los sentidos, en forma de varios vídeos espectaculares que envuelven al visitante y lo conducen a la zona de exposición. Un detalle: el puente OLED mostraba en total cerca de 500 millones de píxeles (exactamente 447.897.600). Algo digno de verse. La firma coreana, además, presentó también sus nuevos proyectores láser 4K. Destaca entre todos el nuevo LG CineBeam Laser 4K HU85L, un dispositivo que a solo 12 cm de la pared es capaz de proyectar, en calidad 4K, imágenes de hasta 120 pulgadas, y conectarse directamente a los principales proveedores de contenidos.