ABC

Moda

Manual de estilo del pañuelo de bolsillo

Cómo, cuándo y por qué debes recuperar este accesorio propio de un auténtico gentleman

Imagen de @Stylejournaldiary - Instagram
ActualizadoMaría AguirreMaría Aguirre ColaboradorSeguirLeer despuésCompartir
Enviar noticia por correo electrónico

Parece mentira que uno los complementos con mayor carga histórica del armario masculino haya visto peligrar su existencia en las últimas décadas. Por suerte, poco a poco el pañuelo de bolsillo ha comenzado su renacer. Y es que nada mejor que éste para “poner la guinda” a un excelente outfit masculino.

Su origen se remonta a muchos siglos atrás. Los expertos otorgan a la civilización egipcia la invención de la prenda, si bien coinciden en que fue la aristocracia de la antigua sociedad griega la que comenzó a perfumarlos para evitar los olores desagradables. El gran boom del pañuelo de bolsillo llegó en Francia en el siglo XV, cuando se convirtió en símbolo de distinción de la nobleza, que los perfumaba y bordaba. Tal fue el alcance de este accesorio en esta época, que la Reina María Antonieta, esposa del Rey Luis XVI y gran aficionada a la moda, incitó a su esposo a promulgar el llamado “Decreto del Pañuelo”, el cual obligaba a que fueran cuadrados y de tamaño estándar, ya que consideraba demasiado caótico el hecho de que cada uno lo llevara a su gusto.

En cambio, es curioso que, en el país donde más arraigo tiene, Gran Bretaña, fue donde más tarde aterrizó. Hay que dar un salto hasta el siglo XIX para encontrar una figura clave para entender el gran peso que tiene pañuelo de bolsillo masculino hoy en día en las islas británicas, “Beau” Brummell, asesor y amigo personal del Rey Jorge IV, que lo puso de moda durante su Corte.

Más allá de Reino Unido y en menor medida Francia y Estados Unidos, donde siempre ha sido protagonista, en la actualidad, el pañuelo vive un momento de resurgimiento y de liberación del corsé clásico que le tenía encerrado en exclusiva para los outfits más sofisticados. El pañuelo es hoy un broche personal perfecto para cualquier traje oscuro, esmoquín o chaqué como lo fue históricamente, pero también lo es ya para un look más informal compuesto por blazer y vaqueros. Eso sí, como prenda delicada y sofisticada que es, debe ser elegida con mimo: las costuras han de ir cosidas a mano y el material tiene que ser, salvo contadas excepciones, seda, lino, algodón o cachemira de primera calidad.

Formas de llevarlo

Los pañuelos son de distinto tamaño aunque para que sean considerados de bolsillo el tamaño suele variar como mucho de 30 a 45 centímetros. A lo largo del tiempo se ha mantenido la manera de lucirlo, ya que no debe sobresalir del bolsillo de la americana más de dos o tres centímetros. Sin embargo, esto no ocurre con el tipo de doblado ya que hay un abanico amplio de formas de hacerlo según el gusto personal de cada uno.

Recto: es la forma más clásica y tradicional. Seguramente la forma más acertada de doblarlo para cualquier hombre que no se había atrevido antes con el pañuelo es ésta, eligiendo además la prenda en blanco, con el que no se falla nunca.

Un pico: es un doblado sencillo pero original pero con el que llamará más la atención que si va recto. Solamente debes doblarlo a la mitad uniendo las esquinas opuestas y formando un triángulo. Mantén la punta hacia arriba y dobla hacia dentro los otros dos extremos.

Dos picos: es una variedad aún más original del de un único pico que se consigue doblándolo por las puntas opuestas pero de manera que éstas no coincidan para que se formen dos picos. Es la única diferencia en el proceso.

Look informal de Scalpers
Look informal de Scalpers - Instagram

Tres picos: el método más rococó y atrevido. Inicia el proceso del mismo modo que el de dos picos, pero cuando tengas el triángulo de dos puntas mirando hacia arriba debes crear una tercera. Para ello, en vez de plegar hacia dentro los otros dos extremos, debes llevar uno hacia arriba y otro hacia abajo, para terminar doblando el tercer extremo hacia arriba.

Informal: es la forma más recurrente cuando va a acompañar a algún outfit informal, como el de la americana sin corbata. Simplemente de hacer lo contrario que con la forma recta que va muy doblada. En este caso, hay que hacer un burruño con sentido tomando el pañuelo del centro con los dedos índice y pulgar y recogiendo las puntas hacia el centro.

Cómo combinarlo

La última prenda que se debe elegir en cualquier atuendo es el pañuelo porque, aunque aporta sobriedad, distinción y elegancia, lo hace de una forma muy personal y por eso no es recomendable empezar arriesgando demasiado. La mejor elección, con la que nunca se falla, es con un modelo blanco y doblado en recto.

A partir de aquí, debes investigar poco a poco hasta definir un estilo y un gusto propio por un tipo de pañuelo, una forma de doblarlo y también cómo combinarlo, si bien un truco es tener al menos un par de ellos que tengan tonos rojos y azules porque suelen ser los más polivalentes.

La elección de combinar pañuelo y corbata no deja indiferente a nadie, o gusta mucho o tiene muchos detractores. Desde luego, es la manera más obvia de combinar un pañuelo porque por proximidad entre ambas prendas parece sin duda lo más lógico. Sin embargo, elegir exactamente el mismo tono principal puede resultar aburrido y artificial, así que sin duda es mejor escoger alguno de los colores secundarios que lleve la corbata o incluso mezclar las formas si la corbata las lleva.

Se puede dividir en dos la forma de combinarlo si entra en juego la camisa: las blancas lisas y las demás. El blanco lo acepta todo por lo que tendrás que centrar tu atención más que nunca en la corbata, pero si la camisa se aleja del neutro del blanco o tiene rayas o lunares, por supuesto debes tenerlo en cuenta a la hora de elegir el pañuelo. En este caso, el buen gusto, la imaginación y el estilo personal toman mucho peso porque lo mejor es atreverse con los contrastes, y dejar a un lado la opción de que combinen en colores.

Los últimos en salir del armario masculino y reivindicar su importancia en las guías de estilo han sido los calcetines, grandes generadores de debates entre los partidarios de los que prefieren combinarlos de manera que pasen desapercibidos y los que se decantan por todo lo contrario. Si eres de los primeros, que casi siempre se decanta por colores neutros, olvídate de combinarlos con el pañuelo, pero si por el contrario eres de los segundos puedes perfectamente atreverte a elegir tu pañuelo en base a ellos.

Top Summum

  1. 1

    Los 7 mejores descapotables de 2019

  2. 2

    Lacoste cambia su icónico logo de cocodrilo

  3. 3

    Los astronómicos sueldos del clan Kardashian por cada post en Instagram

  4. 4

    La historia oculta tras el carísimo collar de Mónica Bellucci

  5. 5

    La fortuna de Kendall Jenner, la sexy modelo mejor pagada del mundo

  6. 6

    A la venta el primer -y más caro- Porsche de la historia

  7. 7

    La revolución Pilates: el método que puede cambiarte la vida

  8. 8

    Yates de lujo con isla propia, la vanguardia náutica

  9. 9

    Hispano Suiza resucita, así es la renovación del icónico coche español

  10. 10

    Los 5 mejores ejercicios para unos abdominales perfectos

  1. 1

    Los 7 mejores descapotables de 2019

  2. 2

    #Afterwork Summum: Siete cosas que tienes que saber antes de que termine mayo

  3. 3

    La historia oculta tras el carísimo collar de Mónica Bellucci

  4. 4

    Daniel Grao: "Me pagué las clases de interpretación haciendo striptease"

  5. 5

    La fortuna de Kendall Jenner, la sexy modelo mejor pagada del mundo

  6. 6

    Las claves para elegir la alianza de boda perfecta

  7. 7

    La casa de lujo que quiere comprar Paula Echevarria

  8. 8

    Bertín Osborne vende su casa más televisiva por 3,5 millones

  9. 9

    El reloj de lujo en el que deberías invertir

  10. 10

    Rolls-Royce vende una caja que cuesta más que un coche de lujo