Las vacaciones de verano es una época propicia para el abandono de los animales
Las vacaciones de verano es una época propicia para el abandono de los animales - ABC

Viajar en su compañía es mejor

Llegan las vacaciones y todos aquellos que gozan de la compañía de un perro no quieren separarse de ellos. Desde ABC les ofrecemos una serie de consejos para viajar en cualquier medio de transporte gozando de su compañía.

MadridActualizado:

El verano y las vacaciones ya están aquí. Son muchas las familias con perro que no quieren separarse de su fiel compañero y quieren compartir con ellos sus días en la montaña, la playa o incluso visitando otro país. Si no van con vehículo propio y para que el traslado no suponga un impedimento hay que prevenir con tiempo.

Lo primero de todo, deberá ver los pros y contras de llevarse a su mascota. Para ello, hay que tener en cuenta la salud del animal, edad, si se marea en los viajes, el destino, dónde se va a alojar; así como la duración -si es en avión- y las escalas del viaje. Hay ocasiones en que nuestra mascota -aunque parezca mentira- agradecerá más que lo deje en una buena residencia, a cargo de un familiar o contratando un servicio de canguro a domicilio...

Si decide contar con él como un compañero más de su aventura veraniega lo primero de todo hay que acudir al veterinario. A él deberá contarle su destino e itinerario, por si fuera necesaria alguna vacuna o una revisión completa del animal. También tendrá que ponerse en contacto -si es un viaje al extranjero- las normas del país a la hora de recibir animales. Conozco el caso de alguien que se llevó a su gato y el pobre se pasó en cuarentena en un centro el tiempo de vacaciones de sus amos... y desde luego esas no fueron precisamente unas vacaciones inolvidables para ninguna de las dos partes afectadas.

Deberá llevar toda la documentación que le haya indicado el veterinario: microchip, cartilla o tarjeta sanitaria y su Pasaporte Europeo para Animales de Compañía. Debe tener todo en regla ya que en el caso de llegar a un país en el que no pueda entregar estos documentos pueden tomar tres opciones: devolver al animal al país de donde procede, dejarlo en aislamiento hasta tres meses y como última opción eutanasiarlo. A la hora de hacer las reservas, hacerlas tanto de los medios de transporte como de los alojamientos con bastante antelación y avisando que viaja con un animal de compañía. Solventados todos estos asuntos médico burocráticos podemos pasar a la siguiente fase.

Viajar en coche

Ésta es la forma preferida por los que tienen perro ya que permite una mayor libertad y comodidad a la hora de hacer paradas pero hay una serie de recomendaciones de seguridad que ofrece la DGT, a tener en cuenta dependiendo del tamaño de tu perro: si es pequeño, la mejor forma de llevarlo es en su transportín en el suelo del vehículo.

Si se trata de una raza de perro grande, lo mejor es colocar el transportín en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha. En este caso, para mayor seguridad, combinar este sistema con la rejilla divisoria. En cualquier caso, recuerde utilizar siempre un sistema de sujeción adecuado y nunca llevar al perro en brazos ni dejarlo el interior del vehículo con altas temperaturas. Si el animal por anteriores experiencias se marea consulte con el veterinario antes de la salida para que le ofrezca la mejor solución para que el viaje de nuestra mascota sea apacible y no una horrible experiencia.

Expertos consultados aseguran que llevar a un perro en un autobús de línea no es muy recomendable ni agradable para él ya que si no es un perro guía deberá ir a la bodega del vehículo dentro de una jaula o de un transportín. Además debe llevar bozal. Si va en este tipo de transporte hay que estar quince minutos antes de la salida y deberá usted colocar personalmente al animal allí donde le indique el conductor. Es una situación agobiante y por ello existen -cada vez son más- una serie de empresas de transporte especializadas en el traslado de mascotas tanto a nivel local, nacional e incluso internacional que pueden hacer el viaje de su mascota más cómodo. Puede informarse en Traveldog (627455442), MRW (902300400), Baggage Pets (93 4870040).

Viajar en tren

Si tiene pensado llegar a tu destino en tren, debe tener en cuenta algunos requisitos: en Renfe, están permitidos pero limitándose a un peso máximo de diez kilos y a un perro por persona. En trenes AVE de larga y media distancia es necesario sacar un billete específico para ellos, con un coste del 25 por ciento de la tarifa ordinaria a menos que viajes en Clase Club o Preferente. Ten en cuenta también que tendrá que ir en un bolso o contenedor adaptado y sujeto a unas medidas máximas.

Viajar en avión

Si se decide por el avión para emprender tus vacaciones, la mayoría de las compañías españolas permiten que puedan viajar en cabina pero siempre que tengan un tamaño pequeño y vayan en un trasportín. El coste depende de cada compañía y de si se trata de un trayecto nacional, europeo o trans oceánico. Insistimos asegúrese siempre que el perro tenga todos los documentos en regla. La mayoría de las compañías aéreas exigen la presentación del pasaporte internacional antes del embarque.

Si su destino es un país extranjero, infórmese en la web de la embajada del país o llamando por teléfono al que viajará sobre su política de entrada de mascotas. Hace unos días saltaba la noticia que la Japan Airlines se ha convertido en la primera compañía de transporte aéreo que ha creado las tarjetas de fidelidad para mascotas. Lo hace a través de la iniciativa «familia de mascotas JAL» y bajo la idea de que los animales de compañía son también clientes valiosos.

Esta tarjeta ofrece ventajas como poder disfrutar de millas adicionales que se agregan dos semanas después del embarque, siempre y cuando viajen con sus animales, y también descuentos en clínicas veterinarias. A diferencia de otras compañías, esta aerolínea permite a sus pasajeros poder llevar a sus animales en cabina, gracias al servicio «Wan Wan Jet». Se evita entonces llevar a los animales en la bodega de los aviones, ya que es un método de transporte que no convence a muchos amantes de los animales.

Viajar en barco

Por último, si su medio de desplazamiento es por mar, puede viajar en barco con su perro aunque no podrá llevarlo consigo durante el trayecto. Las principales navieras españolas algunas ofrecen jaulas acondicionadas y transportines. Una vez en el barco, le recomendamos que se dirija a su personal para que le indique el lugar donde dejarlo y en qué momento puede ir a visitarlo o darlo de comer y beber. Si navega durante las vacaciones en barcos de recreo con su perro, recuerde ponerles un chaleco salvavidas, instale una red de borda y no lo pierda nunca de vista.