Imagen de archivo
Imagen de archivo - EFE

Una universidad británica prohíbe la carne de vacuno para «salvar el planeta»

También agregarán un impuesto adicional al agua embotellada y a los vasos de plástico para desalentar su uso

Actualizado:

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) señalaba recientemente a la ganadería como una de las responsables del cambio climático y advertía sobre la necesidad de cambiar los hábitos de alimentación y reducir el consumo de carne.

Una medida que se ha tomado muy en serio la Universidad londinense de Goldsmiths, que ha prohibido la venta de carne de vacuno, a partir de septiembre, en cualquier establecimiento del campus para intentar frenar el cambio climático. Además, también queire eliminar gradualmente los plásticos de único uso. Se agregará un impuesto adicional de 10 peniques al agua embotellada y vasos de plástico para desalentar su uso.

La directora de la universidad, Frances Corner, quiere apostar por la energía limpia y por medidas para que los estudiantes cursen asignaturas relacionadas con la crisis climática. «Nuestro equipo y los alumnos se preocupan por el futuro del medio ambiente y están concienciados en ayudar a reducir la huella de carbono de manera inmediata», afirma.

«La prohibición de la venta de carne en el campus, la eliminación gradual de los plásticos de un solo uso y las otras promesas que la directora ha hecho resalta la emergencia climática actual que enfrenta el mundo», dice Isabelle Gosee, estudiante de psicología de 20 años.

Los científicos que realizaron el análisis sobre el daño que ocasiona la agricultura en el planeta descubrieron que evitar la carne y los productos lácteos es la mejor forma de reducir el impacto ambiental de los humanos. Rosie Rogers, activista de emergencia climática para Greenpeace Reino Unido, señala que «es alentador ver a una institución como Goldsmiths no simplemente advirtiendo sobre la crisis climática, sino actuando en consecuencia».

Cada vez un mayor número de universidades británicas se suma a proyectos de este tipo. El año pasado, la Universidad de Sheffiels abrió una «tienda de gasto cero», donde todos productosse vendían sin envase. En la Universidad Metropolitan de Manchester, el 60% de los vehículos universitarios son de bajas emisiones y cada trimestre se organzia un mercadillo para que los estudiantes se intercambien ropa y libros y fomentar así una vida sostenible.