Terrazas cerradas en andalucía
Terrazas cerradas en andalucía - A. F.

Terrazas cerradas con puertas en las que se permite fumar, así se incumple la ley en España

La presidenta de Nofumadores.org culpa a los cuerpos de seguridad de «mirar para otro lado» y al Estado por «no poner músculo» cuando las detecta

Madrid / Ginebra Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La ley del tabaco pierde fuelle en España. El 34% de la población consume tabaco a diario, el dato más alto desde que la normativa de 2005 prohibió fumar en espacios públicos. El aumento se ha producido en mayor medida en las mujeres y con él un incremento del cáncer de pulmón y de enfermedades respiratorias como la EPOC o el enfisema pulmonar.

Una de las causas que explica este repunte es que la legislación «se ha quedado obsoleta», afirmó ayer Andrés Zamorano Tapia, presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), el organismo que agrupa a la mayoría de sociedades científicas implicadas en la lucha contra esta adicción. La última modificación de ley del tabaco en España se efectuó en 2010 y «en estos últimos años han aparecido nuevos retos y amenazas, como los cigarrillos electrónicos, que no están regulados en la ley», advirtió.

Solo acatando la normativa se garantizaría que en aquellas terrazas cerradas o abiertas únicamente por un lado no se fumara. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) público ayer un estudio en el que demuestra que la actual ley del tabaco no se cumple en España. De las 70 terrazas cubiertas que visitaron, comprobaron que en 67 se podía consumir tabaco. Según la organización, son las administraciones autonómicas las que toleran abiertamente que se permita fumar en «la inmensa mayoría de las terrazas cerradas en contra de los derechos y la salud de los no fumadores».

«Mirar a otro lado»

Según otro estudio de la Universidad de Alcalá de Henares de 2016, el 80% de las terrazas madrileñas incumplen la ley. Raquel Fernández Megina, la presidenta de Nofumadores.org, también denunció ayer que su asociación detectó en solo una tarde 200 terrazas cerradas en las que se fumaba en Sevilla. Megina culpó a los cuerpos de seguridad que «miran para otro lado» y el Estado «no pone músculo» cuando detecta terrazas que incumplen la normativa. «Hay algunas cerradas por tres partes, e incluso con puertas, donde se fuma. Las inspecciones de Sanidad no son suficientes; pedimos que cualquier tipo de inspector, también de Trabajo, pueda actuar, y también las policías tanto nacional como municipal si ven a alguien fumando en una terraza cerrada», reclamó.

Responsables del comité, de Nofumadores.org y Asociación Española Contra el Cáncer defienden «dar un paso hacia delante e imponer una hostelería 100% libre del humo de tabaco tanto en el interior de los establecimientos como en las terrazas».

Tampoco se respeta la prohibición de vender tabaco a menores de edad

La OCU también ha detectado que tampoco se respeta la prohibición de vender tabaco a menores de edad. El estudio señala que el control en los estancos «no era lo suficientemente estricto» y que a los adolescentes les resulta «aún más fácil» comprar en las máquinas de bares, cafeterías y restaurantes. Además de la vulneración de la ley antitabaco del 2005 y su modificación en 2010, en los últimos años han surgido nuevas herramientas para consumir tabaco. No obstante, productos como los cigarrillos electrónicos contienen 60 miligramos de nicotina, una cantidad tres veces mayor de la permitida en España, advierte el doctor Zamorano.

«A las tabacaleras les da igual lo que fumes, lo que quieren es que lo hagas y estés enganchado», explica el experto. A pesar de las nocivas consecuencias que implica para la salud el uso de los cigarrillos electrónicos, sí se publicitan. La CNPT clasifica estas nuevas herramientas de consumo como equivalentes al tabaco, por lo que defienden la prohibición de promoverlas. El tabaquismo se considera el principal problema de salud pública en España y la primera causa de muerte evitable. Zamorano considera que no cumple el lugar que le corresponde en las agendas políticas. Además, el médico ha resaltado que las personas no fuman por voluntad propia, sino que actúan por la adicción de la nicotina y la gran industria que hay detrás del tabaco.

Tanto las muertes de las personas que deciden no fumar como las de las que lo hacen podrían evitarse, según Ana Fernández Marcos, directora de Relaciones Institucionales de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Según la responsable, «cada día mueren en España 62 personas por este hábito y 78 reciben la mala noticia de que tienen cáncer de pulmón».

Espacios libres de humo

Entre las medidas que el comité propone junto a Nofumadores.org y la AECC, se encuentran implementar el empaquetado genérico de las cajetillas de tabaco, aumentar los impuestos para todos los productos relacionados con su consumo y la ampliación de los espacios sin humo. Fernández Megina también considera necesario establecer como espacio sin humo aquellos en los que se celebren espectáculos al aire libre, en las playas y en cualquier lugar en el que haya una aglomeración de gente durante un tiempo prolongado.

El tabaco se cobra ocho millones de vidas al año en el mundo. De las 56.000 muertes que se achacan al hábito de fumar en España anualmente, unas 3.000 pertenecen a fumadores pasivos, señaló Fernández Megina. «Teniendo en cuenta que supone casi el doble de las vÍctimas por accidentes de tráfico, se trata de una cifra muy alarmante», afirmó en una rueda de prensa. El tabaquismo pasivo también afecta a los más pequeños. Un elevado porcentaje de menores de cinco años pierden la vida por infecciones respiratorias provocadas al respirar el humo del tabaco de sus padres o familiares adultos.

Ayudas para no fumar

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que alertó ayer sobre estos productos, también señaló que solo el 15% de la población mundial dispone de servicios de salud que ayudan a dejar de fumar. Ante esto, España sí que está preparado para prestar ese apoyo. En nuestro país un 70% de los fumadores quiere dejar el tabaco y la clave para que lo hagan de manera definitiva es la ayuda médica, apunta la directora de Relaciones Institucionales de la AECC.