Holanda

Seis meses de prisión para un hombre que ayudó a morir a su madre

El Tribunal Supremo de Holanda confirmó una pena de seis meses de prisión suspendida para Albert Heringa, un hombre de 76 años que ayudó a su madre a morir en 2008, después de que sus médicos rechazaran practicarle la eutanasia al considerar que no cumplía las condiciones

LA HAYAActualizado:

El Tribunal Supremo de Holanda confirmó este martes una pena de seis meses de prisión suspendida para Albert Heringa, un hombre de 76 años que ayudó a su madre a morir en 2008, después de que sus médicos rechazaran practicarle la eutanasia al considerar que no cumplía las condiciones.

Esta condena es definitiva y llega después de una década de pleitos judiciales en los que Heringa intentaba demostrar que estaba moralmente obligado a ayudar a su madre, mientras que la Justicia le absolvía en ocasiones y le sentencia en otras a penas simbólicas para subrayar que solo un médico puede autorizar y practicar la eutanasia a un paciente.

El acusado filmó a su madre, de 99 años, mientras acumulaba pastillas con las que pretendía suicidarse para poner fin a su vida, ya que sufría fuertes dolores de espalda y padecía una importante ceguera que le había robado casi la totalidad de la visión.

En una entrevista con Efe en septiembre pasado, Heringa aseguraba que no se «arrepiente de lo que pasó» y criticaba este proceso judicial que le responsabiliza de «aquellos duros meses» de 2008 en los que convivió con el «deseo a morir que tenía» su madre, María, a la que él mismo ayudó a mezclar unas pastillas mortales con un yogur.

«No me siento culpable. No me arrepiento de lo que pasó. Si la Justicia decide ahora que soy culpable, pues vale, para mí no es muy relevante. Creo que sería importante para la sociedad, no para mí», explicó Heringa, desde su residencia en la ciudad de Bennekom, a unos 80 kilómetros al norte de Ámsterdam.

Tanto el Tribunal de Apelación como la Corte Suprema consideraron que no hay circunstancias excepcionales que justifiquen las acciones de Heringa, y su abogado, Tim Vis, amenaza con acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo porque, aunque el acusado no irá a prisión, una absolución sería de una importancia simbólica a nivel social.

La eutanasia en Holanda solo está justificada si existe un sufrimiento insoportable y no hay esperanzas de recuperación, pero eso solo lo puede decidir un médico, según la legislación holandesa sobre el suicidio asistido de 2002.