«El Gobierno ha perdido una ocasión de oro y deja la patata caliente del cambio de hora al que rija en 2021»

El Ejecutivo anunció ayer que seguiremos manteniendo el cambio estacional e invitó a «seguir reflexionando» después de que un comité de expertos haya trabajado los últimos seis meses

Actualizado:

Unas horas antes de que el Consejo de Ministros de ayer presentase el informe sobre el cambio de hora, los 13 expertos que han trabajado durante los últimos seis meses para recomendar si España mantiene el cambio de hora bianual, como se ha hecho en los últimos 45 años, o lo revoca, ni siquiera sabían qué se iba a anunciar. Isabel Celaá, ministra portavoz del Gobierno, despejó la incógnita a mediodía en la sala de prensa de La Moncloa: nada cambia y se invita a «seguir reflexionando» hasta el 1 de abril de 2021, fecha que la Comisión Europea puso como límite para que cada Estado miembro aplique su decisión, que se debe tener clara, como muy tarde, en abril de 2020.

El estacional

Para José Luis Casero, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios y uno de esos 13 expertos, el Ejecutivo se ha conformado con adoptar la fórmula «del vuelva usted mañana», sin priorizar el «descanso y la salud de sus ciudadanos», que se ven «afectados por las alteraciones» del cambio de hora estacional –cada mes de octubre y cada marzo– y que, como se ha demostrado en varios informes económicos, suponen un ahorro de energía y dinero «marginal», dice Casero. Por ello, su postura, como la generalizada en el comité, era la de suprimir el cambio de hora estacional, que hace mover las manecillas del reloj cada seis meses. «España ha perdido una oportunidad única», una ocasión de oro para abordar esta cuestión y deja «la patata caliente» en manos de otro Gobierno, enjuicia Casero.

En el otro gran debate horario, según comunicó ayer Celaá, tampoco cambia otro elemento que era motivo de arduas discusiones: el Ejecutivo no se atreve a meter mano tampoco al actual huso horario y España lo mantendrá porque, dijo Celaá, el Gobierno estudió el informe elevado por el mismo comité de expertos multidisciplinar (había sociólogos, físicos, economistas, ingenieros...), que no recomienda modificarlo, porque estamos en el óptimo. «España lleva empleando el mismo huso horario desde hace más de 30 años, que coincide con el de Alemania y se remonta a la época franquista», indicó la portavoz.

El huso horario

Celaá comentó que, después de estos meses de análisis, la comisión de expertos no ha llegado a ninguna «resolución concluyente», habida cuenta de la «gran cantidad de repercusiones de impacto» que tiene la medida. De hecho, Casero especifica a ABC que cada uno de los expertos mantuvo su postura inicial: implantar el horario de invierno todo el año partía con ventaja entre los nueve mujeres y cuatro hombres que conformaron el grupo.

Para justificar la resistencia a cambiar la hora, la ministra echó mano, por un lado, de los resultados que arrojó una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), según los cuales los españoles preferían quedarse con el horario de verano y esto contravenía la opinión mayoritaria del comité. Celaá se amparó, por otro lado, en que tampoco en Europa se ha producido ninguna conclusión vinculante. «Nos hemos vuelto a emplazar hasta 2021 –apuntó–. Veremos si la nueva Presidencia de la UE lo acoge o si considera que esto no tiene utilidad».

La Comisión Europea presentó una propuesta para poner fin a los cambios de hora ya en 2019. Este 31 de marzo iba a ser el último cambio de hora que se realizaría en toda la UE, pero la Eurocámara pidió plácet para demorarlo a 2021, aunque se comunicase ya si se inclinan por mantener el horario de verano o de invierno un año antes. Los Veintiocho volverán a debatir sobre los plazos, de nuevo, este próximo mes de junio.