Manifestación en Londres contra las políticas migratorias del presidente de EE.UU., Donald Trump
Manifestación en Londres contra las políticas migratorias del presidente de EE.UU., Donald Trump - Afp

Las políticas de Trump preocupan a las familias españolas interesadas en enviar a sus hijos a estudiar a EE.UU.

Ante la situación, los padres comienzan a interesarse por otros destinos como Irlanda y Canadá

MadridActualizado:

Familias españolas han expresado su preocupación ante las últimas decisiones adoptada por el presidente americano, Donald Trump, por temor a que pueda afectar a los más de 3.000 estudiantes españoles que cada año se van a realizar un curso escolar de ESO o Bachillerato en Estados Unidos. Decisiones como las que afectan a la entrada de inmigrantes en el país y la retirada de la versión en castellano de la página web de la Casa Blanca coinciden en el tiempo con los plazos de gestión de solicitudes para cursar estudios en el extranjero, según agencias especializadas en cursos de idiomas.

Dichas entidades han constado la preocupación de las familias que «preguntan con inquietud si habrá algún problema con los visados de sus hijos». Según la directora de Speak&Go Idiomas, Silvia García, «algunos padres se plantean cambiar el destino del año escolar ante la alarma que las decisiones de Trump están provocando». Fruto de esta situación, familias están empezando a interesarse por otros destinos como Irlanda y Canadá.

Los principales operadores americanos de gestión de cursos de idiomas y años escolares confían, no obstante, en que las políticas de Trump no afectarán a un sector que el pasado año aportó 30.500 millones de dólares a la economía norteamericana, según datos del Departamento de Comercio de los Estados Unidos.

«Los estudiantes de intercambio internacional aportan mucho dinero a los Estados Unidos y no hay ninguna razón para que el Presidente Trump cambie sus políticas. Nuestros socios americanos así nos lo transmiten y, por el contrario, sí esperan que aumente el número de familias de acogida de estudiantes porque muchos norteamericanos están en contra de las políticas de Trump respecto a la inmigración, y quieren demostrar que Estados Unidos es un país acogedor y hospitalario», ha explicado García.

A los operadores norteamericanos consultados por Speak&Go, sí les preocupa que los padres de los alumnos puedan alarmarse por las noticias sobre manifestaciones y disturbios en el país contra la presidencia de Trump. «Por eso hay que recordar a los padres que no hay ningún peligro para los estudiantes, y que no parece que vaya a haber cambios en las políticas de concesión de visados para intercambio cultural, que son las que se conceden para hacer un año académico allí», ha puntualizado García.