Ejemplo de vigilancia policial del servicio VioGén, con control de cada movimiento del criminal de género procesado
Ejemplo de vigilancia policial del servicio VioGén, con control de cada movimiento del criminal de género procesado - ISABEL PERMUY

La Policía vigila a 720 chicas menores de edad en riesgo de ser maltratadas por sus novios o exnovios

El sistema de vigilancia VioGén eleva la alerta ante la cifra récord no alcanzada antes de adolescentes en peligro

MadridActualizado:

Han saltado las alarmas en el sistema de seguimiento integral en los casos de Violencia de Género (Sistema VioGén), que puso en marcha la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior para velar por la máxima protección de las mujeres en riesgo de maltrato y también para tener controlados a sus presuntos agresores. En estos momentos, según fuentes de toda solvencia consultadas por ABC, se da una circunstancia muy preocupante: se ha alcanzado un dato, 720 menores de edad, adolescentes en riesgo, que es una cifra récord. «No se había producido antes en la historia de este servicio», creado en 2007, añaden esas fuentes. La Policía mantiene un estricto control sobre 720 chicos, sus novios o exnovios.

Los datos, actualizados a 31 de octubre tanto por el Ministerio del Interior como por el de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, hablan de que en España 10 mujeres están en riesgo extremo en estos momentos de ser asesinadas en contextos de pareja, con relaciones que todavía mantienen o que han cesado. Otras 175 mujeres tienen un peligro alto de morir en manos del criminal conocido.

43 mujeres han muerto asesinadas a manos de sus maridos o exmaridos, sus parejas o exparejas, durante 2017. Son seis más que el año pasado por estas fechas. En todo 2016 fueron asesinadas 44 mujeres, un dato que se rebasaría ya este año con tres casos que aún se investigan en Redondela (Pontevedra), La Llagosta (Barcelona) y Mogan (en Las Palmas).

Además de la alerta máxima por las mujeres asesinadas, en un taller impartido en Cruz Roja por expertos en violencia de génerose destacó el pasado lunes que, frente al año pasado en que la cifra de menores asesinados en el contexto de los malos tratos sobre la mujer era de un niño; este año ya van siete menores asesinados. 22 niños han quedado huérfanos, el último, el niño de 6 años cuya madre, Lilibet, fue asesinada la pasada semana en el barrio de El Fraile, en Arona (Santa Cruz de Tenerife).

En dichos cursos se hizo hincapié en que entre 2003 y 2017 son 923 las mujeres asesinadas en nuestro país en contextos de pareja, una cifra que se eleva por cualquiera de las que depara cualquier otro «fenómeno violento» en el mundo.

Cruz Roja está gestionando también desde el año 2005 y de forma paralela a VioGén el servicio telefónico de Atención y Protección para víctimas de Violencia de Género (Atenpro), dependiente del Miniserio de Sanidad y de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que recopila también datos sobre la edad de las víctimas. En este sentido, de las mujeres víctimas de violencia de género atendidas en el servicio Atenpro, el 68% tienen entre 33 y 53 años; el 20,3% entre 17 y 32 años; el 11,7% entre 54 y 78 años. El grueso de las víctimas son las mujeres de 39 años: un 5,4% del total solo las de esa edad. El 75,9% de las mujeres maltratadas tienen hijos a cargo.

El momento crítico, se señaló en el taller impartido por la experta en violencia de género Nuria Varela, es el de la separación. No en vano, según los datos compilados por Atenpro, el grupo más numeroso de mujeres atendidas en el servicio está constituida por mujeres divorciadas (34,8%), seguido de las solteras (21,6%) y las separadas (12,9%), todas ellas con hijos a cargo. Las solteras sin hijos, con una tasa de un 11,8%, conforman el cuarto grupo clasificado.

Varela recordó la necesidad de implicar al resto de la sociedad, porque se culpabiliza a la víctima de no denunciar o mantener viva una relación persistente de maltrato, cuando la familia, el entorno y sus conocidos están callados. En suma, Varela instó a redimensionar este delito y enfocar al verdadero y único culpable, que es el criminal.