Los padres podrán elegir en qué curso escolarizar a sus hijos prematuros

Educación permitirá hacerlo según la edad que tendrían si hubiesen nacido a los nueve meses

MADRIDActualizado:

Elegir colegio es una decisión complicada para muchos padres. Y para los que tienen hijos prematuros se añade otra duda: cuándo escolarizarlos. Se trata de niños que tenían que haber nacido a principios de un año, pero, al adelantarse el parto, llegaron al mundo en el último trimestre del año anterior. En algunos de estos casos, el nivel de madurez de los pequeños, llegado el momento de empezar la escuela, puede no responder al de su edad real.

Las quejas de los progenitores afectados, recogidas en el último informe del Defensor del Pueblo, han llevado al Ministerio de Educación a permitir que, desde este curso, los padres de niños prematuros puedan apuntarles al colegio de acuerdo a su «edad corregida», la fecha en la que debería haberse producido el alumbramiento. Esta instrucción solo tendrá efecto en los centros de Ceuta y Melilla, que es donde el Ministerio mantiene competencias, aunque puede servir de referencia para las comunidades interesadas. «Estamos contentos con el anuncio porque era una demanda de las familias. Esperamos que se extienda al resto de comunidades», señala a ABC Cristina Maroto, presidenta de la asociación de padres de niños prematuros (Aprem).

Aragón fue pionera en permitir esta posibilidad para grandes prematuros, es decir, los nacidos antes de la semana 32 de gestación. Extremadura, Murcia y Canarias lo harán desde este curso. Otras regiones que se mostraron interesadas son Baleares y Castilla y León. «Si ya de por sí hay diferencia entre los nacidos a término cuando son de finales de año, cuánto más con estos niños que lo hicieron de forma prematura», explica Maroto.

Asturias, Castilla-La Mancha, Galicia, La Rioja, Madrid y la Comunidad Valenciana consideran, sin embargo, que los mecanismos ya establecidos de atención a la diversidad «proporcionan instrumentos suficientes para ajustar la respuesta educativa a la situación de cada alumno». Mientras que Andalucía, Cataluña y País Vasco opinan que la aplicación de la edad corregida a efectos de escolarización «resultaría contraria al marco regulador de la admisión de alumnos», recoge el informe del Defensor. «Lo ideal es que los niños pasen por una evaluación pedagógica para determinar si están en condiciones de empezar. Es bueno no obligar a entrar temprano en un sistema para el cual quizás no se está preparado desde el punto de vista madurativo», apunta José Antonio Bueno Álvarez, director del departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad Complutense. En opinión de Máximo Vento, presidente de la Sociedad Española de Neonatología, «lo importante es que el niño se sienta cómodo y se pueda relacionar con sus pares. Si la pedagogía es adecuada, estar con otros niños más adelantados puede ser un buen estímulo».

Vento recuerda que, si bien la intervención de los médicos en la fase aguda «es importante», a medida que crecen, «es el entorno familiar y el colegio lo que determina que un gran prematuro pueda llegar a tener una vida como la del recién nacido a término».

Repetir el curso

Hasta ahora, una de las soluciones que se dan en las escuelas a estos casos es escolarizarlos de acuerdo con su edad real y, si es necesario, que «repitan un curso de infantil», explica la presidenta de Aprem. Un recurso que consideran que puede ser perjudicial para el niño porque «se le desvincula del grupo y consta en su expediente». «Son casos extraordinarios. A los dos años, el 80 por ciento están igualados a nivel madurativo», explica Auris Mateos, presidenta de la asociación de padres de niños prematuros de Extremadura.