ABC | Vídeo: Atlas

Oculta con lonas y repleta de versículos: así era la casa de la presidenta de Infancia Libre

La Fiscalía de Menores de Cuenca ha iniciado este martes un procedimiento para determinar si la otra hija de María Sevilla estaba «en riesgo»

MadridActualizado:

María Sevilla, presidenta de Infancia Libre, en busca y captura desde 2018, vivía con su pareja actual y sus dos hijos en la urbanización «Casalonga», cerca de Villar de Cañas (Cuenca), hasta que la Policía Nacional la detuvo el pasado fin de semana. Los agentes encontraron el pasado sábado en este recinto a S., de once años, que debería haber estado con su padre después de que una sentencia judicial le otorgara la custodia del menor. Llevaba sin escolarizar al menos seis meses y cuando la Policía llegó al recinto, el menor aseguró: «Dios me ha dicho que mi padre no me quiere». También que quería ser «pastor evangelista».

Las verjas de la casa de la urbanización «Casalonga» estaban tapadas con lonas. Los niños no salían de la casa, según explicó ayer el padre de S. Tenían una sala que utilizaban como escuela y otra de juegos. Cuando preguntaron a los menores, la madre no les dejaba contestar y llegó a decirle al chico que «se llevara la Biblia y dijera que su padre era el diablo». Desde que su relación con el padre del menor, en 2010, comenzó a ir mal, ella se había acercado a la Iglesia Evangelista.

María Sevilla daba clases a los pequeños, utilizando incluso las ventanas como pizarra improvisada. Según las imágenes a las que ha tenido acceso ABC, cuando los agentes accedieron a la casa, algunas de las pizarras contenían versículos del Génesis, en concreto del versículo 22:18, «En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz».

A continuación, la lección continuaba: «¿Qué está haciendo Dios para cumplir esta palabra?», y tres puntos respondían a la pregunta. «Ocultos, espatriadas [sic], sin respaldo del mundo, sin respaldo material: Solo Cristo, sólo Dios». Tres puntos que hacían referencia a la primera carta de San Pedro, que dice: «A los expatriados, de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, elegidos según el previo conocimiento de Dios Padre, por la obra santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre: Que la gracia y la paz os sean multiplicadas».

La Fiscalía de Menores de Cuenca ha iniciado este martes un procedimiento para determinar si la otra hija de María Sevilla estaba «en riesgo». Así lo han confirmado a Efe fuentes de la Fiscalía de Cuenca, que han señalado que el asunto, desde el lunes 1 de abril, está en conocimiento de la Consejería de Bienestar Social para determinar si existe algún tipo de riesgo para la menor, y adoptar, en su caso, medidas cautelares.