<a href="http://www.abc.es/fotos-sociedad/20110411/hombre-elegante-tiene-guardiola-1401303073082.html">Javier Bardem es identificado como «el macho»</a> - afp

Las seis caras del nuevo macho ibérico

El sociólogo Mauro González identifica seis nuevos modelos de hombre que comparten una mayor sensibilidad y preocupación por su aspecto

madrid Actualizado:

Los «manolos» ya no se llevan. Ese tipo de hombre dominante, insensible, duro, fuerte, autoritario y machista está pasado de moda. El hombre actual es más sensible, pragmático, transparente e informal que sus padres y abuelos, pero le sigue costando madurar y comunicar sus emociones. Valora mucho a los amigos, con los que comparte aficiones como el fútbol, las videoconsolas o los bares, y tiene miedo al compromiso porque para él supone renunciar a su independencia.

A estas conclusiones ha llegado un estudio realizado por Amstel, bajo la supervisión del sociólogo Mauro González, en el que han participado 500 hombres y mujeres de entre 25 y 45 años de distintos puntos de España.

Para el experto, el modelo clásico de hombre «ha caducado», pero ese cambio se ha producido más «por obligación que por convicción». «No ha sido espontáneo, han necesitado del empuje de las mujeres, más modernas, exigentes y socialmente activas que sus madres y abuelas. El hombre se feminiza y la mujer se masculiniza», asegura.

Por suerte para las mujeres ya no hay un único modelo de masculinidad sino que, en medio de la revolución, han surgido diferentes perfiles que, en ocasiones, chocan entre sí.

González identifica seis prototipos: «el guapo» (atractivo, con fama y éxito), «el macho» (duro, desaliñado y con un físico potente), «el elegante» (educado, correcto, con determinación), «el metrosexual» (joven, chulo, que se preocupa por la estética), «el maduro» (intelectual, que transmite seguridad y serenidad) y «el perfecto» (simpático, humilde y sano).

Así, según los encuestados, el actor Mario Casas encarnaría a la perfección al «guapo», Javier Bardem sería «el macho», Pep Guardiola «el elegante», Cristiano Ronaldo, «el metrosexual», José Coronado como «el maduro», e Iker Casillas y Rafa Nadal como «los perfectos».

A pesar de esta diversidad actual en la fauna masculina, las féminas coinciden en que lo que más valoran en un hombre es la simpatía, la madurez y la elegancia. «Lo genuinamente masculino cada vez es más escaso», asegura el sociólogo Mauro González, quien está convencido de que esa nueva masculinidad es «la que desea la mujer».