Contaminación sobre Madrid
Contaminación sobre Madrid - EFE

MeteorologíaSubsidencia, el fenómeno meteorológico que ha disparado la contaminación en las grandes ciudades

El desplazamiento del anticiclón de las Azores hacia la Península ha provocado que una gran masa de aire se comprima y recaliente sobre nuestro país atrapando los contaminantes en las capas bajas

MadridActualizado:

La situación de altas presiones que estamos viviendo ha disparado los niveles de contaminación en las grandes ciudades por la ausencia de viento y precipitaciones. El desplazamiento del anticiclón de las Azores hacia la Península ha provocado que se hayan registrado valores máximos históricos de presión atmosférica en nuestro país. Y no parece que la situación vaya a cambiar en los próximos días, al menos hasta el próximo fin de semana, cuando se espera una irrupción de aire frío en la Península.

El fenómeno que nos afecta estos días se conoce como subsidencia, el desplazamiento de una gran masa de aire hacia el suelo dentro la atmósfera. Ese aire que desciende se comprime y se recalienta y su estabilidad inicial aumenta significativamente. Por eso hemos estamos viviendo días muy despejados y con ausencia total de viento.

Una olla a presión

En este escenario, la columna de aire sobre nuestras cabezas pesa más, ejerciendo una presión mayor y haciendo que la contaminación quede atrapada cerca de la superficie. Los contaminantes emitidos por la actividad humana (tráfico, calefacción, industrias) no se dispersan y aparece la conocida como «boina» sobre ciudades como Madrid, que ya ha empezado a tomar las primeras medidas para paliar los niveles de contaminación.

Además de aumentar la polución y provocar dolor de cabeza y oídos (por esa mayor presión sobre nuestro organismo), la subsidencia trae consigo un aumento de las nieblas y las heladas porque por la noche el aire frío, más denso y pesado, desciende desde las cumbres y se acumula en los valles.

Lluvias el fin de semana

A partir de hoy miércoles, la Agencia Estatal de Meteorología espera un aumento de la inestabilidad por la influencia de una borrasca al oeste de la Península que podría causar precipitaciones débiles en Galicia y el Cantábrico. El viernes esas precipitaciones podrían ya generalizarse al resto de la Península, siendo incluso fuertes en zonas del cuadrante suroeste.

Las temperaturas se mantendrán en valores normales para la época del año, predominando los descensos en la Península y Baleares a partir del jueves. A partir del miércoles no se descartan heladas puntuales en alta montaña en la mitad norte peninsular. En Canarias las temperaturas descenderán a partir del miércoles, hasta por lo menos el viernes.