La fe, un «plus de fortaleza» ante la pérdida de un ser querido
El padre de Belén, una de las cuatro chicas muertas en el Madrid Arena
tragedia madrid-arena

La fe, un «plus de fortaleza» ante la pérdida de un ser querido

Los expertos en duelo coinciden en que «la dimensión religiosa» puede ayudar a los familiares de las jóvenes fallecidas en el Madrid-Arena «a no caer en el vacío»

l. daniele
madrid Actualizado:

La fe puede convertirse en el mejor revulsivo cuando perdemos a un ser querido. Así entienden algunos expertos en duelo, la reacción de Nicolás Langdon, cuando aseguró que la fe le ha ayudado a aceptar con "serenidad y paz" la muerte de su hija Belén, tras la fiesta de Halloween en el Madrid Arena.

"Durante mis años de experiencia en el campo de la salud he visto que aquellas personas que tienen esa dimensión religiosa les ayuda

abc
abc

a encontrar un enfoque positivo para abordar situaciones tan difíciles", explica el hermano Calixto Plumed, psicólogo y religioso de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios. Sin embargo, esta dimensión "no tiene por qué ser solo la fe cristiana". "A veces también juega un papel fundamental tener sentido de la vida, pero siempre relacionado con ese sentido de trascendencia que lleva intrínseco todo ser humano", añade.

Para el hermano Plumed, "todo es más difícil cuando no tienes ese anclaje de la propia vida". "Entonces, este tipo de acontecimientos te desconciertan y aparece el vacío", asegura este psicólogo, quien llega a asegurar que "la mayoría de las veces, el mayor sufrimiento es provocado por la falta de sentido de la vida".

Ruptura del vínculo

La directora del Centro de Escucha del Centro de Humanización de la Salud de los religiosos camilos, Marisa Magaña, señala que lo que más cuesta es "la ruptura del vínculo material" con la persona que ya no está. "Por eso se suele magnificar tanto sus cosas, porque deshacerse de ellas, sería como perderlos del todo", explica esta psicóloga experta en duelo, para quien la "fe es un plus que ayuda a sobrellevar la aceptación de la muerte, ayuda a tener fortaleza cuando la convicción viene de dentro".

"Las personas que tienen fe esperan un reencuentro con su ser querido. Para los demás la muerte supone un corte en el vínculo. Solo se pueden relacionar con ella a través del recuerdo y por eso tienen que trabajar más el significado de todo lo vivido. Para ellas la muerte siempre se trata de un punto final en la historia", explica.

La responsable de este centro de escucha, que atienden una media de 500 personas cada año, asegura que así se explica la actitud de Nicolás Langdon al manifestar públicamente sus convicciones religiosas. "El simple hecho de hacer una carta pública le reafirma su propia fe y eso le fortalece. Ese reconocimiento público tiene un efecto positivo".