Marie-Ange Saraka-Yao posa para ABC en CaixaForum Madrid
Marie-Ange Saraka-Yao posa para ABC en CaixaForum Madrid - MAYA BALANYA
ENTREVISTA

«Llevar vacunas con drones es más rápido y barato»

Desde el año 2000 la alianza Gavi ha proporcionado más de 7.000 millones vacunas a niños en países desfavorecidos

MADRIDActualizado:

Marie-Ange Saraka-Yao lleva casi 20 años intentado proteger a los niños más pobres del mundo. Al frente de Gavi, una alianza que lucha para proporcionar vacunas a los pequeños de los países en vías de desarrollo, su directora general de movilización de recursos ha batido todos los récords de captación de fondos hasta alcanzar una cifra histórica: más de 18.000 millones de dólares en cuatro años. De estos, 25 millones han sido donados por la Fundación La Caixa, una financiación que ha permitido inmunizar a 4,5 millones de niños.

¿Qué es Gavi y en qué consiste su trabajo?

Gavi es una alianza que agrupa expertos en salud, ONG’s y al sector privado. Se fundó en el año 2000. En ese momento la tasa de inmunización era muy baja y necesitábamos encontrar una solución a este problema. En España, por ejemplo, hay un médico casi en cada esquina, pero en la mayoría de los países en los que trabajamos, algunos de los más pobres del mundo, hay menos doctores en todo el país que en un hospital en España. Una madre tiene que trabajar tres días para poder adquirir una vacuna para su hijo, y en ese tiempo el niño puede morir. Si los niños tienen sus vacunas están protegidos, pueden ir al colegio, convertirse en adultos, contribuir a su comunidad y desarrollarse. Por eso existe Gavi.

¿En qué están trabajando ahora mismo?

Nos estamos enfocando en la identificación de los niños. Desde que empezamos hace casi 20 años hemos proporcionado más de 7.000 millones de vacunas, pero siguen muriendo un millón y medio de niños al año. Hemos conseguido ayudar a los niños de las ciudades, pero ahora tenemos que llegar a los que viven en las regiones más remotas. Queremos ser capaces de localizarlos y registrarlos en el momento que nazcan para poder proporcionarles sus vacunas.

¿Cuáles son las últimas innovaciones que han utilizado?

Una vez que una vacuna llega al aeropuerto de un país, estas no van andando solas a los pueblos. La idea que tuvimos, gracias a una compañía de drones, es llevar con drones las vacunas a los pueblos más inaccesibles para sortear dificultades climáticas o carreteras que no están abiertas durante un periodo de tiempo. Este método es más rápido y barato que transportar las vacunas a través de las carreteras, que a veces tardan años en construirse.

¿Cuál es la situación actual?

En los países en los que trabaja Gavi el porcentaje de inmunización es del 82%, el más alto que ha habido nunca, para las vacunas más básicas. Pero ahora hay nuevas vacunas que se han incorporado, y ahora tenemos que mejorar su reparto. Los resultados son esperanzadores, pero debemos seguir trabajando. Si el porcentaje baja, las enfermedades vuelven a surgir de nuevo y los niños están en peligro de muerte.

¿Qué opina del movimiento en contra del uso de vacunas?

Creo que es algo desafortunado. En los últimos años en España y el resto de Europa se ha elevado la tasa de mortalidad infantil a causa del sarampión, y estas muertes son fácilmente evitables. Que la gente tenga unos ideales no debería afectar a los niños porque pueden morir. Muchos mueren por el sarampión cuando es una vacuna extremadamente barata. Es necesario que se mantenga un nivel de inmunización alto en la población, porque en el momento en el que este baje, la sociedad se expone a algunas enfermedades que están erradicadas.