El humorista José Mota
El humorista José Mota - TVE

José Mota anima a regalar un tacto rectal por el día del padre para combatir el cáncer de próstata

La campaña #ElRegaloMasComentado persigue concienciar de la necesidad de hacerse revisiones periódicas y de la importancia de invertir en investigación para erradicar el cáncer de próstata

MADRIDActualizado:

La Fundación Cris Contra el Cáncer ha propuesto, con motivo de la celebración del Día del Padre, regalar «un tacto rectal» para prevenir el cáncer de próstata, por medio de una campaña en la que colabora el humorista José Mota.

La campaña #ElRegaloMasComentado persigue concienciar de la necesidad de hacerse revisiones periódicas y de la importancia de invertir en investigación para erradicar el cáncer de próstata. En el vídeo de la campaña, Mota recibe como regalo «un tacto rectal», que acepta como antesala de muchas otras experiencias con sus hijos y anima a todos los hombres a hablar del tema con naturalidad.

Marta Cardona, directora de Fundación Cris Contra el Cáncer, explicó que «hoy queremos hacer un guiño a todos los hombres, porque hacerse un tacto rectal es una de las pruebas rutinarias que conlleva una revisión de próstata y que deberían hacerse a partir de los 45 años si tienen antecedentes en la familia, o en el momento en que sientan alguna molestia».

El cáncer más frecuente entre los hombres

El cáncer de próstata es el más frecuente en hombres, por delante del de pulmón y del colorrectal en España. El 90% es invasivo con metástasis ósea y alta mortalidad, por lo que es necesario impulsar la investigación y la concienciación. De hecho, esta fundación apoya desde hace 3 años a la Unidad de Cáncer de Próstata del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, que dirige el doctor David Olmos.

Según Olmos, «es muy importante apostar por la investigación que al final puede salvar la vida, pero los hombres tenemos que dar el primer paso por cuidar nuestra salud y hacernos revisiones. Esta enfermedad no puede seguir siendo un cáncer silenciado por las connotaciones negativas que conllevan los efectos secundarios, como la impotencia o la incontinencia. Existe un miedo socialmente muy arraigado a que tener esta enfermedad supone la pérdida de nuestra virilidad, cuando luchar contra la enfermedad representa todo lo contrario», concluyó.