GETTY I

Los hackers europeos acusan a Netflix de dañar la igualdad del acceso a internet

El congreso de hackers celebrado en la ciudad alemana de Leipzig ha reunido a 16.000 participantes

Actualizado:

El congreso de hackers europeos Chaos Computer, que terminó ayer en la ciudad alemana de Leipzig y ha reunido estos días a 16.000 participantes, ha cerrado con un alegato en el que los nuevos modelos de grandes negocios en la Red, como el de Netflix o Spotify, fueron acusados de dañar el libre acceso a la información igualitario en internet. El operador de Internet Stefan Wahl advirtió que los acuerdos entre las compañías de telecomunicaciones y los proveedores multimedia construyen cada vez más «walled gardens» (jardines amurallados), en los que los proveedores de servicios ofrecen acceso preferencial a determinadas firmas, especialmente en horarios punta, en las que el acceso a contenidos debe ser pagado. «Nunca debemos olvidar que tenemos la responsabilidad de preservar la idea original de internet», dijo Wahl, «que nació como una red para el intercambio de ideas y el acceso prácticamente libre a la información en todo el mundo». Se refería también a la gran necesidad de ancho de banda de plataformas de contenido audiovisual que ofrecen los denominados contenido «over-the-top» (OTT) y que logran garantías de acceso de las telefónicas en perjuicio de navegantes más pequeños, poniendo así en peligro la neutralidad de la red. En Alemania, la oferta StreamOn de Deutsche Telekom ya se topó con objeciones de la Agencia Federal de Redes y el congreso se ha pronunciado contra las preferencias de banda ancha, que consideran un bien público.

En esta 35ª edición del congreso se han presentado también manifiestos a favor de la exigencia de un acceso sin obstáculos a todos los resultados de la investigación científica. Los piratas de la red se inspiran en la decisión tomada la semana pasada por el Instituto Max Planck, que eliminará gradualmente su acuerdo con la editorial científica internacional Elsevier hasta finales de este año e impulsará, junto con las universidades de Alemania, una campaña para el acceso sin restricciones a través de internet a las publicaciones.

La iniciativa de acceso abierto, denominada Deal, está patrocinada por una alianza de organizaciones científicas alemanas. Las conversaciones entre Elsevier y el proyecto Deal se suspendieron el pasado mes de julio, debido a una disputa sobre las condiciones con las editoriales científicas Springer y Wiley. El congreso de Chaos Computer Club exige que se llegue a un acuerdo extensible a toda la investigación científica en la que intervenga la financiación estatal y que en su opinión debe quedar gratuitamente a disposición de todos los ciudadanos en la red. «Tenemos que derribar el muro de pago de las publicaciones científicas», ha reivindicado Claudia Frick, del Centro de Investigación de Biblioteconomía de Jülich. «Frente a desafíos como el cambio climático, nunca ha habido una necesidad mayor en torno una discusión amplia sobre los resultados de la investigación».

El congreso ha insistido t ambién en la vulnerabilidad de los ordenadores del sistema electoral de Estados Unidos y en la UE, debido al uso de software antiguo que consideran «relativamente fácil de penetrar».