La Guardia Civil alerta del «asesino silencioso» que puede acechar en tu casa

Es el causante de más de 100 muertes al año

Actualizado:

Alrededor de 100 muertes por inhalación de monóxido de carbono, generado por una mala combustión en chimeneas, braseros y otros tipos de estufas y radiadores. Así lo ha recordado la Guardia Civil en redes sociales, donde ha alertado del peligro que puede suponer no llevar un control exhaustivo de los sistemas de calefacción.

El monóxido de carbono (CO) se produce por un mal funcionamiento de calderas, estufas y cocinas de gas, así como en instalacciones de calefacción a leña como los braseros o las chimeneas que tienen mal el tiro.

El principal problema del monóxido de carbono es que es inodoro e invisible, además de no causar irritación, por lo que resulta complicado detectarlo a tiempo.

Los síntomas de una posible intoxicación por monóxido de carbono empiezan con dolor de cabeza, falta de aire y vómitos. Si no se controla a tiempo puede producir mareos y somnolencia y, en última instancia, la muerte.