Megan Werner (derecha) es una de las pilotos mientras que Agnes (i) es del equipo técnico
Megan Werner (derecha) es una de las pilotos mientras que Agnes (i) es del equipo técnico - BBC

Un grupo de jóvenes sudafricanos construye un avión para viajar de Ciudad del Cabo a El Cairo

La aeronave ya ha realizado con éxito su primera parada en Namibia en su camino hasta Egipto

Actualizado:

Cuando las ganas son más grandes que los límites mentales que se impone un grupo de personas, pueden llegar a hacer cosas extraordinarias. Eso es lo que debieron pensar varios jóvenes sudafricanos cuando emprendieron el complejo proyecto de construir un avión para completar un viaje entre Ciudad del Cabo y El Cairo, lo que hace una distancia total de unos 12.000 kilómetros.

Tras estudiar a fondo la idea, un grupo de 20 estudiantes de distintas nacionalidades logró formalizar este pensamiento y finalizaron la aeronave Sling 4 con una capacidad para cuatro personas. Según informa la BBC, los jóvenes han logrado completar la primera etapa y han realizado con éxito su primera parada en Namibia.

«El propósito de la iniciativa es mostrarle a África que todo es posible si te lo propones», ha explicado la piloto de 17 años Megan Werner. Los adolescentes construyeron el avión en tres semanas, a partir de un kit fabricado en Sudáfrica por Airplane Factory. El kit venía con miles de piezas pequeñas que debían ser ensambladas.

«Mirando el avión, estoy muy orgullosa de mí misma, no puedo creer lo que hemos hecho. Siento que este es mi bebé. Lo aprecio», expresó Agnes Keamogetswe Seemela, una joven de 15 años de Munsiville. «Vuela tan suavemente... y las vistas son impresionantes», dijo sobre su viaje inaugural, desde Johannesburgo a Ciudad del Cabo, antes del inicio oficial del viaje. «Estuve involucrada en armar el fuselaje central así como los estabilizadores horizontales y verticales. Y también ayudé un poco con las alas».

La joven de 15 años dijo que esperaba que sus esfuerzos inspiraran a otros como ella. «Al principio, la gente de mi comunidad se sorprendió: no me creyeron cuando les dije que ayudé a construir un avión en el que volaremos de Ciudad del Cabo a El Cairo», dijo. «Pero ahora están realmente muy orgullosos de mí».

Fue Megan, de 17 años, quien inició el proyecto, y los que se unieron a su iniciativa U-Dream Global fueron seleccionados entre más de 1000 solicitantes. Ella era una de las seis en el grupo que había obtenido una licencia de piloto, y las seis compartirán los deberes de vuelo en su avión plateado, que está adornado con mapas de África en ambas alas junto con los logotipos del patrocinador.

«Obtener una licencia de piloto es equivalente a completar un título, hacerlo cuando tuve que estudiar para mis exámenes escolares de medio año no fue fácil», aseguró Megan. Su padre, Des Werner, quien es piloto comercial, dijo que normalmente se necesitarían 3.000 horas de trabajo para armar un Sling 4.

«Si lo dividen por 20 jóvenes que trabajan bajo supervisión, se puede hacer en tres semanas. El motor y la aviónica fueron instalados por especialistas, pero el cuerpo fue hecho por los niños», dijo.

Parada exitosa

La primera parada del equipo fue en la ciudad costera de Luderitz, al sur de Namibia. El avión tiene un rango de vuelo de seis horas y media y otras paradas en el camino a Egipto serán Zimbabwe, Malawi, Tanzania, Kenia, Etiopía y Eritrea.

Además, tomarán una ruta diferente en el viaje de regreso que incluirá paradas en Uganda, Ruanda, Zambia y Botswana.

Un avion Sling 4 piloteado por pilotos profesionales acompañará a los volantes adolescentes, quienes dijeron que planeaban realizar charlas motivacionales para otros adolescentes en el camino. «Es increíble ver cuán inspiradas están las personas por lo que hemos hecho», dijo Megan. «Tengo la piel de gallina».