Compresas y tampones están gravados, en la actualidad, con el 10% de IVA
Compresas y tampones están gravados, en la actualidad, con el 10% de IVA - ABC

El Gobierno depende de Bruselas para bajar el IVA a las compresas al 4%

Los productos de higiene íntima femenina tienen un tipo del 10%: para bajarlo al súperreducido la Comisión Europea debe aprobar un nuevo marco

Actualizado:

Hacienda tiene en mente bajar el IVA a los productos de higiene femenina para «no gravar a las mujeres por el mero hecho de serlo». Con estas palabras anunció ayer la titular de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados que su departamento estudia reducir el tipo a compresas y demás productos, si bien recordó que España solo puede avanzar en este asunto «trabajando en el marco del contexto europeo». El anuncio de la ministra es un desiderátum y alude al largo plazo, ya que el Gobierno no puede aprobar la rebaja por su cuenta y depende de que Bruselas reforme el modelo impositivo común del IVA. Los productos de higiene íntima femenina, como las compresas, los tampones o salvaslips, ahora mismo pagan el tipo reducido del IVA del 10%. La idea, apuntó Montero, es aliviar su tributación a un tipo súperreducido, del 4%.

El PSOE presentó hace un par de años una proposición no de ley para ello, uniéndolo a una bajada de la tributación de otros productos como preservativos -que también tienen un tipo del 10%- y pañales para pequeños y mayores -con un 21%-. En dicha propuesta, cifraba el coste recaudatorio de reducir la factura fiscal de los productos relacionados con la menstruación en un 0,05% de los ingresos por IVA. Las ventas de productos de higiene femenina en España sumaron 286,4 millones de euros en 2014, según un estudio de la consultora IRI. En base a estos datos, la pérdida recaudatoria que supondría un tipo del 4% bailaría en torno a los 17 millones de euros al año.

No obstante, para que esta rebaja sea una realidad, el ámbito de decisión no está en Moncloa, sino en Bruselas.

Por directiva europea, España no puede aumentar ahora mismo el número de productos que tributan a tipo súperreducido del 4%, por lo que lo más bajo que podría reducirlo, sin el visto bueno de la UE, sería al umbral comunitario del 5,5%.

Sin embargo, este marco tributario va a ser reformado. La Comisión Europea presentó el pasado mes de febrero su propuesta para armonizar los tipos de IVA en Europa, la mayor reforma del impuesto desde su creación. En el caso de los productos de higiene íntima femenina, pañales y preservativos, Bruselas propone incluso que los estados miembros puedan eximir del tributo a estos bienes con un tipo cero o, al menos, bajarlo al 4% del súperreducido de España.

Hacienda no moverá ficha hasta que la Unión Europea no apruebe un nuevo marco para así adecuar los productos a la nueva paleta de tipos que permite la Comisión Europea, así que no contempla bajarlo al 5,5%. La idea es que el nuevo marco del IVA se acuerde antes de las próximas elecciones europeas, aunque los tiempos en Bruselas siempre cuentan con un reloj propio.

Al comparar a España con otros países del entorno, Francia tiene el tipo mínimo permitido del 5,5% para las compresas y demás productos de higiene íntima femenina. Reino Unido tiene un 5%, mientras que Países Bajos grava estos productos con un 6%. Irlanda cuenta con un «tipo cero» a las compresas y tampones debido a que su legislación era anterior a la horquilla de tipos comunitarios que se aprobó a principios de los noventa. Alemania, por su parte, tiene un tipo mayor que el español, al aplicar un 19%.

Si la Comisión Europea mueve ficha, España podría incluso emular a Canarias y eliminar el tributo para estos productos. El Gobierno insular suprimió para este año el Impuesto Indirecto Canario (el IGIC, equivalente al IVA), para los productos relacionados con la higiene íntima femenina. Si la comunidad pudo aprobar esta exención es por su Régimen Económico y Fiscal, que le permite aprobar los tipos de tributos indirectos, algo que no puede hacer ninguna otra autonomía -al margen de las ciudades de Ceuta y Melilla, ya que no se consideran territorios comunitarios a efectos de IVA-.

Apoyo a la medida

Desde las asociaciones de consumidores, se apoya cualquier paso que se dé a este respecto. «Supone una penalización a las mujeres», avala Rubén Sánchez, portavoz de Facua, refrenda que un cambio así no puede realizarse de espaldas a Bruselas y afirma a ABC que «estarán vigilantes a que las marcas fabricantes de productos no impriman una subida encubierta manteniendo los precios finales como estaban, aprovechándose de la bajada del IVA para tener más marco de beneficios».

Por su parte, Marisa Sotelo, presidenta de la Fundación Mujeres, considera que la bajada del IVA es, al margen de debates políticos, una «reivindicación histórica feminista que se apliquen los tipos reducidos, como prevé la legislación para productos de primera necesidad».