Pere Navarro, ayer en rueda de prensa en la sede de la DGT en Madrid, anunció la incorporación de 250 agentes de la Guardia Civil a la Agrupación de Tráfico durante este mes de septiembre
Pere Navarro, ayer en rueda de prensa en la sede de la DGT en Madrid, anunció la incorporación de 250 agentes de la Guardia Civil a la Agrupación de Tráfico durante este mes de septiembre - EFE

«La gente en España se mata por el WhatsApp, no por conducir a mucha velocidad»

Pedro Javaloyes, portavoz del movimiento que pidió firmas para subir a 140 km/h el límite de velocidad permitido en autopistas y autovías, critica el anuncio de la DGT de que aumentará los radares y bajará los límites en vías secundarias

Actualizado:

Pedro Javaloyes se convirtió en 2010 en una de las peores pesadillas para el entonces como ahora director general de Tráfico, Pere Navarro. Apadrinó el «movimiento cívico 140», que apuesta por la subida del límite de velocidad en autovías y autopistas de 120 a 140 km/h. «La propuesta de reforma y subida a 130 km/h sigue vigente», se reafirma Javaloyes tras recabar miles de firmas de ciudadanos españoles, pero, «ni el Gobierno anterior ni el presente se atreven a hacerlo». Más bien, para el también portavoz de la empresa de defensa de los conductores DVuelta, se ha virado hacia la demonización de la velocidad. La ecuación que se plantea desde la DGT es la de que «a subida de fallecidos en las carreteras, bajada de velocidad». La fórmula, aventura Javaloyes, no es tan sencilla.

«La gente en España no se mata por la velocidad. Se mata por el WhatsApp, ni siquiera diría que por el uso del móvil, porque cuando tocas el teléfono, puedes no perder la vista de la carretera, pero sí lo haces cuando vas chateando» con el servicio de mensajería activo.

Pedro Javaloyes
Pedro Javaloyes

«Agosto ha sido el peor mes en carretera desde 2012. Han muerto, con más desplazamientos, 28 personas más que en 2017. 132 muertos en agosto es un dato escalofriante. Es un mes de fiestas y de alcohol», asegura Javaloyes tras estudiar al detalle el balance de siniestralidad vial presentado ayer por Pere Navarro. El movimiento 140 se ha clonado este año en el movimiento cero de alcohol, pidiendo a la DGT que anule toda permisividad con las tasas de alcoholemia.

Javaloyes es muy crítico con las medidas que están en la agenda inminente de Tráfico. Por una parte, dice, «no se ha probado la relación directa de velocidad y siniestralidad. Ahora, Navarro apuesta por colocar más radares y bajar la velocidad en las vías convencionales. También aboga por la incorporación de guardias civiles de la Agrupación de Tráfico [250 este septiembre, anunció en rueda de prensa el responsable de la DGT] y es el mismo hombre que años atrás comentó en una entrevista que “un radar hacía el trabajo de diez guardias civiles”», reprocha de forma airada el portavoz. «La paradoja es que Navarro legalizó los detectores de radar, que luego anuló María Seguí», objeta.

«Hay radares, drones, helicópteros con cámaras Pegasus, y más vigilancia, y el resultado es el verano más negro» de la serie histórica desde 2012, resuelve este portavoz. «Se está pervirtiendo el concepto de velocidad. La velocidad excesiva es cuando el conductor supera el límite marcado en la vía y su incidencia en los accidentes mortales es inferior al 1,5%. Se está mezclando con la velocidad inadecuada, que es un factor concurrente en el 25% de los accidentes, y es por salida de vía tras coger gravilla, hielo o un bache», diferencia Javaloyes.

El portavoz de los partidarios de aumentar la velocidad contesta a Navarro, que ayer afirmó que hay «resistencias extrañas» en España a bajarlos: «Lo extraño es que él insista en que el único método para que baje el número de muertos sea la represión. Por sí misma es muy difícil que la velocidad sea un factor desencadenante de los accidentes con tantos fallecidos. En cambio, no hay radares todavía que midan las distracciones ni el nivel de alcoholemia de quien lleva el vehículo». Navarro usa el argumento de la velocidad, censura Javaloyes, para «legitimar la implantación de más radares. Los muertos no suben si no suben los desplazamientos», arguye.