Residencia de Estudiantes
Residencia de Estudiantes

Encuentros para superar el «valle de la muerte» empresarial

El CSIC impulsa unas jornadas en las que busca unir investigadores e inversores

MadridActualizado:

Entre el mundo de la ciencia y el de la empresa hay una distancia «muy difícil de recorrer» llamada «el valle de la muerte». Es lo que sostiene Victoria Ley, la coordinadora del encuentro «La ciencia y el sector empresarial», unas jornadas impulsadas por el CSIC y el Círculo de Empresarios y celebrado en la Residencia de Estucientes de Madrid. Este evento nació hace un año con el principal objetivo de acercar estos dos ámbitos y hacer más fácil la colaboración entre ambos. Ahora, en su segunda edición y bajo la fórmula de charlas, debates y mesas redondas «la idea es que los científicos conozcan el funcionamiento de las empresas, expongan sus ideas y que las compañías les pidan soluciones a los problemas actuales».

Según Ley, ambos tienen que dar respuesta a lo que la sociedad exige. Para ello no hay nada mejor que las técnicas de I+D+i, pero para conseguir esta «fórmula mágica», científicos y empresarios han de trabajar juntos. «Una pyme necesita innovación para crecer y eso solo es posible si existe una fusión entre los dos sectores».

En este sentido, España es el primer país en conseguir fondos de la UE para este tipo de empresas que, según la coordinadora, «son muy competitivas». No obstante, señala que en otros países se les ayuda mucho más. «Fuera de España los empresarios están muy presentes en el mundo académico, mientras que aquí lo que estamos viendo es que los científicos tienen que hacer más esfuerzos para contar a la sociedad lo que hacen».

Problema de burocracia

Además, Ley considera que tenemos un problema de burocracia: «A las empresas pequeñas les piden muchísima documentación, avales, impuestos... y en muchas ocasiones no les compensa». La promotora y científica explica a ABC que son muchos los casos de inversores que no quieren invertir en España por cuestiones fiscales. «A la mayoría no les interesa por el tratamiento fiscal. Este martes uno de los ponentes contó que después de desarrollar una tecnología en Navarra, muchos inversores se interesaron, pero para conseguir su financiación debían inscribir la empresa en Francia».

Este es, sentencia la coordinadora, un problema de nuestra legislación y de hacienda. «Algo falla cuando cuesta tanto conseguir inversión en España».

A esta situación se le suma el éxodo de cerebros hacia Europa, América y Asia. «Como están muy bien formados –explica Ley– las ofertas de trabajo para los jóvenes investigadores son mucho mejores fuera de España que dentro. El problema no es que se vayan, sino que no facilitemos su vuelta».

En definitiva, la unión entre las empresas y los científicos es débil y «todos tenemos un poco de culpa», admite. «Los universitarios se tienen que formar con mirada empresarial e innovadora y los políticos nos tienen que ayudar con una legislación favorable», apunta la científica.

En la segunda edición, el encuentro, patrocinado por la Fundación General CSIC, el Círculo de Empresarios y la Universidad Complutense ha contado con 120 participantes. Las jornadas comenzaron el pasado lunes y finalizan este miércoles y se celebran en la Residencia de Estudiantes, un emplazamiento sin igual por lo visual y lo histórico del lugar. «Representa la unión de humanistas, científicos y empresarios y eso es justo lo que queremos conseguir: una estrecha colaboración para un futuro mejor», concluye Ley.