EducaciónCreatividad y profesores que imprimen carácter a sus alumnos, las claves del futuro de la Educación

Expertos de todo el mundo debaten sobre la enseñanza del siglo XXI en el foro de la Cumbre Mundial para la Innovación en Educación celebrado en Madrid e inaugurado por la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, y la CEO de la Fundación Qatar, Sheikha Hind bint Hamad Al-Thani

MadridActualizado:

Expertos de todo el mundo debatieron ayer sobre el futuro de la educación, el papel de la tecnología en la enseñanza y las competencias que los estudiantes necesitan adquirir en este siglo XXI de la cuarta revolución industrial. Como aseguró Ana Botín, presidenta del Banco Santander y anfitriona de la Cumbre Mundial para la Innovación en Educación ( WISE), «cuando podemos apoyarnos en la experiencia y conocimiento de unos y otros, avanzamos más rápido». Por eso, los más reconocidos especialistas en la materia se reunieron en Madrid para «imaginar el futuro de la Educación» y perfilar las claves de cómo debería ser el sistema educativo del mañana.

Creatividad ante todo

Fue uno de los conceptos más repetidos por los ponentes. «La creatividad es nuestra resiliencia. Ningún robot podrá quitarnos eso», sentenció Sandy Speicher, Directora ejecutiva de IDEO, compañóa global especializada en el diseño y la innovación. Y recordó a sir Ken Robinson cuando defiende que «la creatividad es tan importante como la alfabetización». Solo con ella podremos abordar lo que Speicher definió como «la Ciencia del cambio rápido», y conseguir que la escuela nos prepare realmente para el futuro. Para esa cuarta revolución industrial que, de momento, desborda a los sistemas educativos de todos los países y en todos los frentes, excepto en Infantil y Primaria, donde la educación integral, la que engloba conocimientos y aptitudes, ha enraizado. «En estas etapas se trabaja la creatividad y también la empatía, la capacidad de entender al otro, de escucharlo. Pero se pierde en Secundaria y Bachillerato para incidir en los conocimientos académicos», indicó Fernando Reimers, profesor de Educación Internacional en Harvard y miembro de la Fundación Ford.

Tecnología en su justa medida

Es la «puerta de la innovación», dijo Ana Botín en su discurso inaugural. Pero solo eso. «Si no cambiamos el método pedagógico, entonces estaremos haciendo lo mismo de siempre en las clases pero con tabletas», advirtió Nieves Segovia, presidenta de las Escuelas Internacionales SEK. Y su aviso fue compartido por Stefanos Gialamas, presidente de la Comunidad Americana de Escuelas de Atenas. «Es como un Lamborghini», ejemplificó. «Si sabes conducirlo, llegas muy rápido.Pero si no sabes, lo más probable es que te estrelles», señaló este experto.

Buena formación del profesorado

Otro de los puntos en los que más insitieron los presentes fue en el papel esencial e insustituible de los docentes. «Los buenos maestros son los que imprimen carácter a sus alumnos; los que les hacen confiar en ellos mismos, aprender de sus errores y no temer al fracaso; los que en definitiva les hacen conocerse a sí mismos, que es tan importante como la Lengua, la Historia o las Matemáticas», explicó Reimers. Y hay que enseñarles cómo hacerlo.