Gracias a la cuantía del microcrédito, estas mujeres abren sus pequeños negocios o arriendan tiendas para su explotación
Gracias a la cuantía del microcrédito, estas mujeres abren sus pequeños negocios o arriendan tiendas para su explotación - FOTOS CEDIDAS POR ITWILLBE
Primer premio XIV Edición ABC Proyecto Solidario: 40.000 euros

Conoce la Fundación ITWILLBE: Mujeres a las que regalan, prostituyen y expulsan de los templos indios

Las devadasis viven con el estigma de haber sido esclavizadas desde su infancia. Esta entidad les ayuda a independizarse

Actualizado:

«Solo una persona feliz puede hacer feliz a otro». Es la frase con la que el sacerdote belga Phil Bosmans explicaba su labor altruista en otros países depauperados al que quisiera escuchar. Al otro lado del teléfono, Arancha Martínez Fernández, fundadora en 2008 de la entidad que luego pasó a llamarse ITWILLBE, personifica esa mentalidad a la perfección. Solo que la problemática con que se topó su organización en el estado indio de Karnataka es del todo menos un asunto alegre.

Pocos conocían dentro de la misión jesuita Manvi con la que coopera ITWILLBE la existencia de las mujeres llamadas devadasis, una tradición ancestral india por la que las niñas de las castas más bajas «se donan, gratuitamente» a los templos. «Los hombres compran sus servicios sexuales, pagan y esa cantidad va a parar al templo. Es una mafia de explotación sexual en toda regla». También las emplean para labores de limpieza y «vete a saber para qué más», lamenta Martínez. «Parece mentira que en los tiempos en que estamos, todavía se descubran formas de explotación de la mujer como ésta, tan ignorada por la mayor parte de la población», afirma a este periódico la directora de la Fundación.

«A muchas mujeres devadasis las expulsan con 5-6 hijos a cargo, sin recursos, con sida y totalmente desprotegidas»
Arancha Martínez , Directora de la Fundación ITWILLBE

El donativo se toma como ofrenda, la niña devadasi regalada por sus parientes también, y a cambio, el hombre «se purifica», una paradoja cuando está contribuyendo a abusar y a la esclavitud de las mujeres. «No hay una edad fija. La mayoría de las niñas son regaladas por sus padres cuando tienen el periodo, a los 12-13 años, y cuando envejecen, en la India con 30-40 años, las expulsan de los templos, desprotegidas, muchas con 5-6 hijos a cargo de los que nadie se hará cargo, con sida o enfermedades de transmisión sexual, sin recursos». Son mujeres «estigmatizadas» a las que la entidad que dirige Arancha Martínez trasladará a otras zonas para que emprendan una nueva vida, con un microcrédito económico, que devuelven en un periodo de un año con intereses de un 12% que revierten en la independización de otras niñas captadas por la red mafiosa, a través de una federación de mujeres que gestiona el fondo y selecciona a las que están preparadas para recibir el dinero. Con esos incentivos, las mujeres compran ganado, abren pequeños negocios o arriendan tierras para su explotación. «El 100% de las mujeres logran devolver el dinero prestado. Solo se da el caso de que no suceda cuando las mujeres mueran, lamentablemente, algo que en el último año nos ha sucedido en dos casos», desgrana Arancha Martínez, cuya entidad ha calculado que por cada euro de inversión en capital en el proyecto, se ha hecho un retorno a la sociedad por valor de 5 euros.

Baste una estadística como dato: en 2016, de las 101 mujeres que recibieron el microcrédito de ITWILLBE, 69 los emplearon para comprar una cabra, 4 mujeres cobraron una vaca, 2 mujeres abrieron pequeños establecimientos y 26 mujeres arrendaron tierras para su explotación. Este 2018 está prevista la entrega de 150 microcréditos.

Los 40.000 euros del primer premio ABC Solidario en la modalidad de Proyecto Solidario* contribuirán a que esta rueda de la generosidad no se detenga.

---------------------------------------------------------------------------------

*Catorce ediciones respaldan la solera de los premios ABC Solidario otorgados a los mejores proyectos, entidades y programas de voluntariados de diversas ONG e instituciones. Con el patrocinio deTelefónica y Santander, los galardones reconocen el trabajo que hacen estas entidades dentro y fuera de nuestro país y que redunda en beneficio de todos, como sociedad.

Gracias a la cuantía del microcrédito, estas mujeres abren sus pequeños negocios o arriendan tiendas para su explotación
Gracias a la cuantía del microcrédito, estas mujeres abren sus pequeños negocios o arriendan tiendas para su explotación - FUNDACIÓN ITWILLBE