Imagen de archivo
Imagen de archivo - José Alfonso

Comisiones Obreras exige condiciones laborales y sociales más propicias para mejorar la profesión docente

Reducir el número de alumnos por aula o asegurar uno derechos salariales y sociales dignos permiten al colectivo desarrollar su oficio con dedicación plena

Actualizado:

El Estudio Internacional sobre la Enseñanza y el Aprendizaje TALIS 2018 (Teaching and Learning International Survey), promovido por la OCDE, viene a ratificar las demandas de la Federación de Enseñanza de CCOO respecto al profesorado y a fortalecer sus argumentos sobre la necesidad de impulsar cambios para afrontar los retos de una profesión que se desarrolla en un escenario cada vez más complejo.

CCOO llama la atención sobre la urgencia de crear las condiciones laborales más propicias, tal y como recoge TALIS y estudios del propio sindicato. En la práctica, esto supondría reducir el número de estudiantes por aula, incrementar la presencia de personal de apoyo, rebajar la excesiva carga de trabajo administrativo, y asegurar unos derechos salariales y sociales dignos que permitan al colectivo docente desarrollar su profesión con dedicación plena.

En este sentido, CCOO sigue exigiendo al Gobierno la reversión de los recortes y la recuperación del poder adquisitivo, y considera totalmente insuficiente la reforma del decreto 14/2012 que deja al albur de las comunidades autónomas, y sin límite de tiempo, la mejora de las condiciones de trabajo y la recuperación de algunos derechos.

Asimismo, pide laderogación urgente de la LOMCE, ley orgánica aún en vigor, que sigue imposibilitando la creación de espacios para que, tanto la profesión docente como el éxito educativo del alumnado, puedan mejorar y crecer. Ante su envejecimiento progresivo, también demanda una renovación de plantillas y pide una oferta de empleo público suficiente para disminuir el número de interinos e interinas.

Por otro lado, considera indispensable un estatuto que permita estructurar una carrera profesional atractiva, salarial e intelectualmente, e incluya cambios en los fines, objetivos y contenidos de la formación inicial y dé tanta importancia a la formación teórica como práctica a través de una tutorización sistemática y una estrecha colaboración entre centros escolares y universidad.

Según Talis, solo el 35% del personal docente de nuestro país aseguró haber recibido una formación inicial apropiada para abordar la diversidad de estudiantes con la que va a convivir en su trabajo diario, frente al 62% de media de la OCDE.

A una formación inicial un tanto deficitaria, se suma el problema que supone en nuestro sistema educativo la «asignación de profesores principiantes». CCOO ya ha reivindicado en más de una ocasión la importancia de que los y las docentes que inician su carrera lo hagan en entornos más controlados y menos exigentes, y que se les asigne un tutor o tutora que les acompañe y oriente en los inicios de una profesión tan compleja.

Cambiar el acceso es otro reto importante que el sistema educativo tiene sobre la mesa desde hace décadas, así como la formación continua del profesorado, que necesita fortaleza suficiente para consolidar y hacer florecer una cultura colaborativa y solidaria entre los y las docentes.