Proyectos del Fondo de Cooperación para Agua y Desarrollo en El Salvador
Proyectos del Fondo de Cooperación para Agua y Desarrollo en El Salvador - abc

España eleva al 94% la población latinoamericana con agua potable

La ONU fijará en septiembre los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible del Milenio

Actualizado:

En septiembre de 2000, los dirigentes del mundo se reunieron en la sede de la ONU en Nueva York para establecer los Objetivos de Desarrollo del Milenio, encaminados a erradicar la pobreza extrema del mundo. Para su cumplimiento se marcó la fecha de 2015. Y ahora toca revisión. España, pese a los recortes sufridos, ha logrado cumplir con uno de sus compromisos.

Nuestro país asumió en 2007 un objetivo muy singular. En nuestro caso, el reto se enmarcaba dentro de «garantizar la sostenibilidad» (el séptimo), y más concretamente en el apartado de reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso al agua potable y a servicios sanitarios. Para ello se creó el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento, con un campo de actuación que no podía ser otro que Latinoamérica.

Gonzalo Robles, secretario general de Cooperación Española, explica a ABC que «no hay otro país con un proyecto tan especifico en un solo continente. La peculiaridad de España, por nuestros vínculos culturales con Latinoamérica y nuesta experiencia e n la gestión de recursos hídricos, nos hacía únicos en ese terreno».

A punto de cumplirse el plazo, el Fondo del Agua impulsado por España ha financiado 66 proyectos en las zonas rurales y periurbanas de 19 países por un valor de 1.276 millones de euros, de los cuales 790 han sido donaciones del Gobierno de España. Gracias a ello, tres millones de personas tendrán acceso a agua potable y saneamiento, incluyendo 1.150 escuelas.

«En Latinoamérica hemos conseguido nuestro objetivo con el agua potable, Con el saneamiento no ha sido posible porque la gestión de los residuos es mucho más complicada», lamenta Robles.

Según los datos de la Agencia Española de Cooperación, en América Latina y el Caribe, el 94% de la población ya tiene acceso a agua potable, pero aún hay 50 millones que siguen sin ella, y 125 millones sin servicios sanitarios, sobre todo en comunidades indígenas.

«Se puede ver la botella medio llena o medio vacía. Pero hay millones de personas para las que ya se ha conseguido el acceso al agua, que es un factor de desarrollo vital. Sin ella no hay seguridad alimentaria ni tampoco equidad de género porque ir a por ella consume casi todo el tiempo de las mujeres. Además, la construcción de saneamientos reduce la exposición de niñas, adolescentes y mujeres a agresiones sexuales», apunta el secretario general de Cooperación.

Haití y Bolivia

De los 19 países en los que se ha trabajado, la labor en Haití y Bolivia ha sido especialmente satisfactoria, reconoce Robles. «En Haití porque no solo se ha llevado agua potable a millones de personas sino porque se ha conseguido paliar un peligroso brote de cólera. Es uno de esos países donde el efecto de la cooperación ha significado literalmente la vida. También en Bolivia ha sido muy gratificante haber llevado el agua a zonas muy empobrecidas del altiplano».

Pero aún queda mucho por hacer. De entrada, los 28 países donantes de la OCDE se habían propuesto para 2015 llegar al 0,7% del PIB en ayudas, y se han quedado en el 0,5%. En el caso de España, solo el 0,18%. «Nuestro país ha tenido que hacer un esfuerzo muy grande dentro de sus propias fronteras, y eso se ha notado. Por recomendación de la OCDE hemos pasado de estar en 47 países a tener presencia en 23. Pero este mismo año, ya hemos visto un pequeño aumento de 40 millones. Y para el siguiente esperamos crecer más», concluye Robles.