La familia de Valentina lleva años haciendo campaña para ayudar a su hija y recaudar dinero para un trasplante - youtube

Una niña con fibrosis quística le pide a Bachelet que la deje quedarse «dormida para siempre»

Valentina Maureira tiene 14 años y ha recurrido a las redes sociales para pedir a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet que le «autorice la inyección»

Actualizado:

«Solicito hablar urgente con la presidenta porque estoy cansada de vivir con esta enfermedad y ella me puede autorizar la inyección para quedarme dormida para siempre».

Poco queda decir después de estas terriblemente conmovedoras palabras. Es la petición de Valentina Maureira, una niña de tan solo 14 años que sufre fibrosis quística, una enfermedad hereditaria y potencialmente mortal que provoca la acumulación de moco espeso y pegajoso en los pulmones, el tubo digestivo y otras áreas del cuerpo.

«Han sido 14 años de lucha, de día a día, y para mi familia ha sido más. Estoy cansada de seguir luchando, porque veo el mismo resultado siempre. Es muy cansador», aseguró Valentina en conversación con BBC Mundo.

La niña hizo la petición a través de un vídeo en su cuenta de Facebook y sus padres no lo sabían. «Me dejó marcando ocupado (en shock). Yo no me manejo con redes sociales, uso un teléfono de almejita (viejo) y el domingo en la noche me empezaron a llamar desde periodistas a diputados contándome del video», contó a BBC Mundo. Pero en Chile, la eutanasia y el suicidio asistido están prohibidos.

La familia lleva dos décadas luchando con la enfermedad. Su hermano mayor murió a los seis años también de fibrosis quística y hace menos de un mes un amigo y compañero de salas hospitalarias también falleció.

Los Maureira hacen campaña desde hace años para lograr que la niña logre realizar el triple trasplante que necesita: de pulmón, hígado y páncreas. Su padre le pidió en 2009 nada menos que a Madonna que adoptara a su hija y se la llevara a Estados Unidos a realizar el trasplante. La cantante no respondió pero la familia, gracias al apoyo de otros artistas recaudaron dinero aunque no el suficiente para cubrir los gastos necesarios para el trasplante: 650.000 dólares.

«Papá ya no quiero más, estoy cansada»

Por otro lado, la niña debe esperar cumplir 15 años, su peso es inferior al requerido para la operación y además no hay órganos compatibles. Según cuenta su padre a BBC Mundo, «Me dijo: "Papá ya no quiero más, papi, estoy cansada". Porque incluso con el trasplante no hay seguridad. "¿Y si me muero en el trasplante?", me dice», cuenta Fredy Maureira. «Yo le digo: "Hija, si tú quieres luchar, luchamos. Tú sabes cómo es tu enfermedad, la conoces al revés y al derecho"», asegura Fredy.

Según BBC Mundo, la oficina de prensa de Michelle Bachelet aseguró que habrá una respuesta oficial.