Recreación del nuevo traje que están probando para el Carlos III
Recreación del nuevo traje que están probando para el Carlos III - pedro sánchez terciado
La crisis del ébola y la seguridad

Así son los nuevos trajes con ventilación que están probando para el Carlos III

Miembros del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC proponen el empleo de unos nuevos equipos de protección que acabarían con el problema del calor que sufren los sanitarios

Actualizado:

Uno de los puntos en los que el comité de científicos que asesora al Gobierno en la crisis del ébola ha puesto más énfasis es en el de los equipos de seguridad. Desde el Centro Nacional de Biotecnología (CNB) del CSIC se ha sugerido que para la realización de técnicas invasivas, como coger vías centrales, intubaciones o diálisis no convencional, se utilice un traje de protección distinto al actual.

Fernando Usera, responsable de seguridad del CNB y también miembro del comité de seguimiento de incidencias del Carlos III, explica a ABC que «los trajes que se están empleando ahora mismo III son seguros, en eso no debe haber la más mínima duda; lo que les estamos proponiendo son unos trajes más ergonómicos, más cómodos, y que, por lo tanto, aumentarán la seguridad al reducir el cansancio de los sanitarios por el intenso calor que sufren con ellos».

Traje de alta contención

El traje que se ha enviado al servicio de prevención de riesgos para su evaluación es un buzo «Tychem» de alta contención, con costuras termoselladas, plastificado y a prueba de «vertidos y aerosoles gruesos». La principal novedad respecto del anterior es que lleva un capuz con una visera de protección (en lugar de la agobiante mascarilla y las gafas) y un circuito de ventilación interior que, además de crear una sobrepresión que dificulta la entrada de patógenos, «refresca» a su usuario mientras trabaja con él. Y es que una de las principales dificultades a las que se han enfrentado quienes han tratado a Pajares, García Viejo o Teresa, es la enorme cantidad de líquidos que enfermeros y auxiliares pierden al trabajar con los actuales trajes.

La única pega -si es que lo es- de este nuevo equipo de protección individual, señala el propio Usera, es que «hay que desinfectar el cinturón con el motor y los filtros HEPA que lleva acoplados porque son demasiado caros para tirarlos con un solo uso. Habría que llevarlos a un centro para un tratamiento con peróxido de hidrógeno (agua oxigenada)».