Fotografía cedida por Salud Pública de Inglaterra del control del ébola en el aeropuerto Heathrow - EFE

Mato apoya en la UE controlar a los viajeros procedentes de países afectados de ébola

Reino Unido y Francia ya han anunciado una medida que los expertos europeos consideran que tendría un rendimiento «extremadamente bajo» y una «elevada inversión»

Actualizado:

La ministra de Sanidad adelantó a ayer tarde su comparecencia en el Congreso porque este jueves acudía a Bruselas para acudir a una reunión clave en la Unión Europea. Ana Mato avanzó a los grupos parlamentarios que defenderá establecer controles a los pasajeros de vuelos que lleguen a la UE procedentes de los países afectados por ébola.

Se trataría de tomar la temperatura a todos al aterrizar para comprobar si tienen síntomas. En el caso de España, hay cuatro vuelos semanales desde Nigeria. Además de tomarse la temperatura a los viajeros en origen, en la actualidad el comandante del vuelo informa al aeropuerto si existe algún pasajero con fiebre y, en ese caso, se les dice a los viajeros que se controlen la temperatura en los días siguientes. La novedad sería que se les tomase la temperatura por sistema a todos los pasajeros.

Reino Unido y Francia han anunciado ya por su cuenta este tipo de controles, que también se llevan a cabo en Estados Unidos, aunque hoy se tomará una decisión a nivel europeo. Los expertos de la Comisión Europea recomendiendan a los ministros que coordinen sus acciones de control de entrada en los aeropuertos y que no se centren exclusivamente en la vigilancia de la temperatura corporal, sino, sobre todo, en distribuir información sobre qué deben hacer en caso de que aparezcan síntomas.

Desde Bruselas, Ana Mato se ha mostrado esta mañana «muy partidaria» de que haya «un control de datos de los pasajeros que vienen de estas zonas afectadas, que nos permita hacer un seguimiento de los mismos durante los 21 días que permanezcan en la Unión Europea», dijo antes del inicio de la reunión de ministros de Sanidad.

Como informó este miércoles ABC, el Centro Europeo para el Control de las Enfermedades considera que tomar la temperatura a los pasajeros de estos vuelos tendría un rendimeinto «extremadamente bajo» y supondría una «elevada inversión».

Según fuentes de la Comisión Europea, los controles en el aeropuerto de llegada «no pueden sustituir en ningún caso a los de los aeropuertos de salida» en África Occidental, que es donde está la fuente de la epidemia y que son en este caso mucho más eficientes.

Que un pasajero que llega a Europa presente fiebre «puede deberse a muchas causas, un control exclusivamente de la temperatura puede dar muchos falsos positivos a causa de otras enfermedades, desde malaria a gripes», mientras que «una información detallada y exacta de qué debe hacer si esos síntomas aparecen después de su llegada, a quien llamar, a donde ir, qué hacer» para minimizar los posibles contagios, ya que el ébola solo es contagioso cuando aparecen los síntomas.

Cambios en el protocolo contra el ébola

En este pliego de recomendaciones se empezará probablemente a aplicar el criterio de rebajar el umbral de fiebre para considerar que hay que contemplar un posible contagio, como ya se ha decidido en España.

Además de intercambiar información sobre la situación en cada país (de España la Comisión Europea sigue esperando que concluya la investigación para poder sacar las conclusiones necesarias y corregir eventualmente lo que haya fallado) la Comisión también querría tener más información sobre los medios disponibles para evacuar al personal médico europeo que está ayudando a los africanos, ya que «si no se les garantiza que serán evacuados en caso de necesidad, no tendríamos voluntarios para luchar contra la epidemia en el origen».

Según los datos que tiene el ejecutivo comunitario, existen medios suficientes para poder traer a un hospital europeo en menos de 48 horas a cualquier voluntario, incluso a 2 a la vez, pero «no creo que pudiéramos llevar a cabo una operación en la que hubiera que traer a un número considerable de infectados» si los países no ponen más medios a disposición de este objetivo.

Por ahora, las posibles evaciaciones han sido clasificadas en tres categorías: las de los que han desarrollado síntomas, que son las más complejas, las de aquellos que pueden haberse infectado, pero aún permanecen asintomáticos y los que tienen que ser evacuados también por otras causas no relacionadas con el ébola. Para el segundo y tercer supuestos existen más medios disponibles, mientras que en el primero de los casos es en el que representa una mayor dificultad.