Excalibur, el perro sacrificado de Teresa Romero, la técnica de enfermería contagiada en Espala de ébola, y de su marido Javier Limón
Excalibur, el perro sacrificado de Teresa Romero, la técnica de enfermería contagiada en Espala de ébola, y de su marido Javier Limón - reuters
crisis del ébola

¿Qué pasará con «el Excalibur de Dallas»?

La enfermera contagiada de ébola en Estados Unidos tambien tiene un perro sobre cuyo futuro las autoridades sanitarias no se han pronunciado todavía

Actualizado:

Como si de un calco del caso español se tratase, también la enfermera norteamericana contagiada de ébola tiene un « Excalibur», aunque sobre el destino de su perro no ha trascendido aún cuál podría ser su futuro. Según un comunicado del hospital, «quienes estuvieron en contacto con esa persona después de que los síntomas emergieran serán controladas en función de sus interacciones y su potencial exposición al virus».

Su vivienda fue ayer sometida a desinfección, así como el resto del edificio. En el domicilio había un animal de compañía, pero no ha trascendido qué precauciones se han tomado. «Me gustaría saber que no van a aplicar la eutanasia al perro», dijo un vecino a « The Dallas Morning News».

Vecinos de la enfermera han criticado a las autoridades por dar datos equivocados, como el número de la vivienda de la mujer. «Cuando sales tienes que dar información correcta, porque si no la gente se va alarmar», afirmó una vecina sobre la aparición del alcalde ante las cámaras. Algunos de los residentes de viviendas próximas fueron despertados ayer domingo de madrugada. «Eran las cinco y estuvieron llamando a la puerta insistentemente. No pararon hasta que abrimos. Era la Policía».