Cuatro muertos en Sabadell y tres en Ripollet en dos brotes diferentes de legionela
Cuatro muertos en Sabadell y tres en Ripollet en dos brotes diferentes de legionela - efe

La Fiscalía investiga posibles negligencias en la propagación de la legionela en Cataluña

La Generalitat sigue sin aclarar el origen de dos brotes en Sabadell y Ripollet que se han cobrado siete vidas

Actualizado:

La comarca barcelonesa del Vallès Occidental se encuentra en estado de alerta por la detección de dos brotes de legionela l ocalizados en los municipios de Sabadell y Ripollet (situados a sólo once kilómetros de distancia), que se han cobrado ya siete vidas desde el pasado día 5, fecha en que se declaró la primera infección.

Casi tres semanas después de notificarse el foco de Sabadell (el de Ripollet se conoció ayer), la Generalitat sigue sin aclarar su origen y la Fiscalía ha abierto diligencias ante las impresiones que envuelven al episodio infeccioso. La investigación pretende determinar si ha habido negligencias en la propagación de la enfermedad, sospecha que le trasladó al ente fiscal la asociación Defensor del Paciente, que relaciona la propagación de la enfermedad con los «recortes en personal en las medidas de control».

No es la única incógnita que planea sobre esta doble infección. Los responsables de Salud Pública, que comparecieron ayer ante los medios para informar de los casos de Ripollet, se limitaron a apuntar que trabajan sobre la hipótesis de que son dos focos diferentes solapados en el tiempo y con radios de acción colindante.

Eso, según precisaron, es «lo más probable». No descartan, sin embargo, que «se trate de un mismo brote». De ser así, sería la primera vez en Cataluña que se diera un episodio de legionela de tal extensión. Si esta versión se confirma, cabría pensar, según Salud, que la fuente contaminante de Sabadell generara una emisión de aerosol tan potente que, propagada por el fuerte viento, recorriera los once kilómetros que separan a las dos poblaciones.

El tercer escenario que barajan es que la torre contaminante de Sabadell emitiera la infección a gran distanciay llegara a otra torre de Ripollet. Hasta ahora, sin ningún resultado concluyente, el único dato aplastante son las siete defunciones y la cuarentena de infectados (35 en Sabadell y cinco en Ripollet). La Generalitat asegura que el viernes comunicará el origen del foco de Sabadell, aunque no se conocerá el del segundo brote.

La Fiscalía toma cartas en el asunto

Ante tantas imprecisiones, la Fiscalía de Sabadell ha abierto diligencias informativas para investigar el brote y está a la espera de que las administraciones le remitan los informes que ha requerido para averiguar el origen del episodio infeccioso. Por el momento, la investigación se encuentra en una fase muy prematura, dado que todavía no se dispone de los resultados sobre las inspecciones que la Generalitat ha llevado a cabo en las torres de refrigeración cercanas a la zona afectada para averiguar cuál es la causante de la infección.

Las sospechas se centran de momento en dos torres de refrigeración, aunque se está todavía a la espera de los resultados de los análisis de las muestras recogidas en las instalaciones susceptibles de haber provocado el brote. Mientras investiga el origen de la infección, la Agencia de Salud Pública de Cataluña ha desinfectado 38 torres de refrigeración de 21 instalaciones de Sabadell, una medida con la que confía atajar el avance del brote.

Un nuevo caso en Sabadell

La Agencia de Salud Pública de la Generalitat ha detectado un nuevo caso de legionelosis en Sabadell (Barcelona) que eleva a 35 los afectados en el municipio, que se suman a los cinco registrados en Ripollet.

De los 35 afectados en Sabadell, 16 están ingresados, 15 han sido dados de alta y cuatro han muerto, mientras que de los cinco de Ripollet, tres han fallecido, uno ha sido dado de alta y uno continúa ingresado.

La Agencia de Salud Pública ha recordado que los afectados tienen edades comprendidas entre los 45 y los 94 años y reunían algún factor de riesgo, y no ha descartado que puedan aparecer nuevos casos en los próximos días, ya que la incubación de la enfermedad es de diez días como máximo.