La llegada del pequeño Ashya King al Proton Therapy Center de la República Checa
La llegada del pequeño Ashya King al Proton Therapy Center de la República Checa - reuters

«Ashya se encuentra bien y muy animado»

El niño británico con cáncer se encuentra ingresado en la clínica de Praga donde comenzará a recibir el tratamiento con protones el próximo lunes

Actualizado:

El Proton Therapy Center de Praga confirmó esta mañana, a través de un comunicado, el ingreso del niño británico con cáncer Ashya King, en el complejo hospitalario Bulovka de la capital checa.

«Hoy, en torno a las 8 de la mañana (hora local), el pequeño Ashya junto a sus padres, llegó al Proton Therapy Center de República Checa. El niño fue recibido gratamente por los doctores de la clínica y transferido de inmediato al departamento de atención diagnóstica», adelantó el comunicado.

El centro checo, uno de los únicos centros a nivel mundial que ofrece la terapia de protones para el tratamiento del cáncer, ha confirmado que el niño «recibirá a lo largo del día la exploración de resonancia magnética correspondiente y una tomografía computarizada».

El comunicado explica que «los físicos de la clínica preparan ya el plan de irradiación de Ashya King que, si todo va bien, estará listo en los próximos cuatro días en lugar de los diez días habituales de cualquier otro tratamiento.

King, que se encuentra protegido con una máscara especial de fijación preparada especialmente para él, empezará a recibir su primera irradiación el próximo lunes.

«Su plan incluye 30 visitas de irradiación con protones y se combinará con quimioterapia que será aplicada por oncólogos especializados en el Hospital Universitario Motol, adjunto a la clínica, donde Ashya ha estado hospitalizado con su madre».

Por su parte, Brett King, padre del menor, declaró ayer ante los medios tras la llegada a Praga que se encuentra «muy contento» de estar por fin en Praga, que tiene «muy buena sensación del dispositivo implantado por la clínica» y confía en que su hijo obtendrá el máximo cuidado y atención.

Ashya, que fue trasladado de Málaga a Praga para recibir el tratamiento con protones por decisión de sus padres, se encuentra «bien y muy animado», según su progenitor Brett King.

«Está bien y muy animado. Porque para los niños es una aventura, el avión, que estemos en otro país. No saben qué es lo que va a empezar aquí, pero mi hijo está animado», declaró el padre a la agencia Efe.