Un coche de policía sale por la entrada del Hospital Carlos III de Madrid mientras la prensa espera en los alrededores, momentos después de que el religioso español Miguel Pajares muriese en el centro hospitalario
Un coche de policía sale por la entrada del Hospital Carlos III de Madrid mientras la prensa espera en los alrededores, momentos después de que el religioso español Miguel Pajares muriese en el centro hospitalario - efe
Muere Miguel Pajares

Las cenizas del misionero muerto por ébola serán enterradas el miércoles

El cadáver del religioso fallecido será enterrado en el panteón de la Orden de San Juan de Dios en Madrid

Actualizado:

El cadáver del sacerdote Miguel Pajares, fallecido este martes a causa del virus del Ébola, ha sido ya incinerado en el crematorio de Collado Villalba, del hospital Carlos III-La Paz, para proceder a su entierromañana a las 11:30 horas en el panteón de la Orden de San Juan de Dios, en Madrid, según fuentes de la familia del fallecido.

Su cuerpo, «sellado en una caja de madera completamente estanca y precintada», ha sido incinerado en el crematorio de Collado Villalba con horno crematorio especial, sin practicarle la autopsia para evitar la propagación de la enfermedad.

El manejo «post morten» de un cuerpo infectado por ébola, o con solo la mera sospecha de haberse contagiado con este virus, prohibe la autopsia por «la alta carga viral de los fluidos corporales».

El contacto con los cadáveres debe realizarse «por personal entrenado» y no se procede, en estos casos, a ninguna preparación del cuerpo del difunto. A continuación, se procede al sellado del fallecido que finalmente es incinerado por la Policía Sanitaria Mortuoria.

La decisión del lugar de su incineración así como del proceso a seguir tras su muerte corresponden íntegramente a la familia, que ya se encuentra en Madrid, según confirman a ABC fuentes del hospital Carlos III. «El paso a seguir es incinerar el cadáver y enterrarlo tras verificar si el padre Miguel cuenta con un seguro sanitario que cubra estas incineraciones», confirmó la fuente consultada.

En cuanto a las medidas de control ambiental, la norma exige la limpieza con desinfectantes de uso hospitalario de las superficies potencialmente contaminadas así como la incineración de la ropa o prendas que hayan estado en contacto con el cuerpo. La limpieza y esterilización de la habitación se hará mañana con una empresa especializada certificada por Sanidad, según confirmó ABC.

Por otra parte, el hospital Carlos III de Madrid adelantó que las consultas quirúrgicas no se reanudarán hasta pasados unos días ya que, como confirmó el hospital a ABC, «la hermana Juliana debe permanecer ingresada 21 días en vigilancia». Fuentes consultadas del centro confirmaron que esta mañana no se le ha hecho de nuevo la prueba a la religiosa, como estaba previsto, ya que «su estado es de mejoría».

El hospital Carlos III había reanudado recientemente las consultas externas. Durante toda la mañana, la llegada de pacientes era continua. «Normalmente nos pedían documentación pero hoy había mucha seguridad y controles por todas las plantas del centro, nos acompañaron hasta nuestra consulta», afirmó Ángel Moreno, que acudió esta mañana a una revisión rutinaria en la primera planta del centro. «Nadie me informo de la muerte del padre Miguel, pero yo sabía lo que pasaba por lo que la presencia policial no me asustó», agregó Moreno.