Decir «gracias» o llevar una taza de té, claves de la felicidad conyugal de los británicos
Las parejas sin hijos son más felices, aunque las mujeres sin descendencia son el grupo menos satisfecho con la vida - fotolia

Decir «gracias» o llevar una taza de té, claves de la felicidad conyugal de los británicos

Un amplio estudio sobre relaciones sentimentales y convivencia revela que las parejas sin hijos son más felices, aunque las mujeres que no han conocido la maternidad son el grupo menos satisfecho con la vida

Actualizado:

Los británicos lo tienen claro. La felicidad en la vida en pareja la dan las pequeñas cosas del día a día, más que los regalos caros o las gestas románticas grandilocuentes. En concreto, dar las gracias, elogiar al otro o llevarle una taza de té figuran entre los factores clave para garantizar la sostenibilidad de la vida en común, según uno de los estudios más amplios realizados hasta la fecha en Gran Bretaña. Además, los datos revelan otro de los secretos de la felicidad de las parejas británicas, no destapado hasta ahora por anteriores estudios: bailar juntos en el salón de vez en cuando.

Los hombres son el doble de propensos a quejarse de falta de intimidad sexualEl informe será presentado este martes en un acto en la British Library, y ha sido realizado por la Open University a partir de un estudio de dos años con 5.000 participantes de todas las edades, estatus civil y orientación sexual. El porcentaje de participantes que citaba algo tan simple como que les sirvieran una taza de té obligó a los autores a crear una categoría específica con ello. Esta incursión en la intimidad conyugal confirma que los hombres son el doble de propensos que las mujeres a citar la falta de intimidad sexual como elemento de frustración.

Sin embargo, y a diferencia de lo que se entendía hasta ahora, esa fuente de insatisfacción no conduce necesariamente a un riesgo mayor para la pareja. Las diferencias entre la frecuencia de los encuentros sexuales y el deseo no aparece como un factor de ruptura, según los datos adelantados por « The Daily Telegraph».

Donde sí surgen notables diferencias es en relación con la felicidad que aportan los hijos como fuente de bienestar en la vida y de satisfacción conyugal. Cuando se pregunta a las madres quién es la persona más importante en su vida, la mitad cita a sus hijos, por solo un cuarto de los hombres.

Los hijos, foco de las mujeres

El estudio concluye, así, que las mujeres tienden a transferir el foco de su atención a sus hijos tras la maternidad, para frustración –a menudo– de sus maridos y parejas. Entre estos, dos tercios de los hombres con hijos citan a su esposa o pareja como la persona más importante, por solo un tercio de las mujeres con hijos. «Parece que las mujeres obtienen una mayor sensación de felicidad en su vida de sus hijos que los padres», explica al diario citado la doctora Jacqui Gabb, responsable del informe.

Las parejas sin hijos aparecen como levemente más satisfechas que las que sí los tienen y, en general, se sienten más valorados por la persona con la que comparten la vida. Sin embargo, en relación al impacto de la maternidad sobre la satisfacción con la vida, son más llamativas las diferencias entre mujeres. Las que son madres conforman el grupo con mayores índices de felicidad, mientras que las mujeres sin hijos son el grupo menos feliz con la vida.