Kiko Argüello: «España tiene un problema grave con la falta de hijos»
El iniciador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, durante la Misa de la Familia de 2011 - jaime garcia
misa de las familia cristianas en colón

Kiko Argüello: «España tiene un problema grave con la falta de hijos»

El Iniciador del Camino Neocatecumenal anima a las familias «a ser valientes en la lucha que viven en este momento histórico»

Actualizado:

El iniciador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, es uno de los principales impulsores de esta iniciativa, que surgió en 2006 ante el vuelco que supuso para la institución familiar la nueva legislación que puso en marcha el Gobierno de Zapatero con leyes como la del matrimonio homosexual, biomedicina y posteriormente la del aborto. Desde entonces, la Misa de la Familia no solo conserva su tono reivindicativo sino que además se ha convertido en toda una tradición en las fiestas navideñas.

—¿Qué razones tiene la Iglesia para convocar un año más la misa de la Familia Cristiana?

—En el norte de Europa la familia está desapareciendo. Una estadística reciente dice que el 72% de las familias en Suecia están formadas por un solo miembro. La gente vive sola y las familias se van descomponiendo. España tiene un problema grave con la falta de hijos. Esta situación apenas se ve porque queda tapado por la llegada de inmigrantes, sobre todo musulmanes, chinos y rumanos, que están invadiendo Europa. La familia es la célula primordial de la sociedad y si se destruye se destruye la sociedad.

—¿Qué mensaje quiere transmitir la Iglesia a las familias con esta misa?

—Que la familia y la Iglesia están vivas y que Dios no les abandona. La batalla más grande que el demonio está librando hoy en el mundo y en la Iglesia es contra la familia. Hace falta animar a las familias cristianas para que sean valientes y fieles a Dios en la lucha que viven en este momento histórico.

—El arzobispo de Madrid enviará a 150 familias de misión ¿qué significa este gesto?

—Para el Camino es muy importante la iniciación cristiana. En esta iniciación se intenta que, reviviendo el Bautismo, los hombres sean cristianos. El Camino hace que en las familias, según viven est iniciación cristiana, también se debilite la fuerza del pecado y sean cada vez más libres para ofrecerse y darse a los demás. En ese proceso, llega un momento en el que de forma espontánea se ofrecen a la Iglesia para evangelizar el mundo. La mayoría se van a misionar sin siquiera saber la lengua. No se puede evangelizar como conquistadores. Una forma de ser pobre en medio del mundo, dice Foucauld, es no saber la lengua porque es como ser inútil. Eso permite que las familias no cometan errores de juicio, sino que van poco a poco aprendiendo la lengua y conociendo la realidad del lugar donde Dios les ha enviado, lo que les permite ser más eficaces y sobre todo más humildes.