Detonan una bomba casera en el baño del Santuario que visitará el Papa
Imagen del Santuario Nacional de Nuestra Señora de Aparecida, donde la PM brasileña ha detonado con seguridad una bomba colocada en uno de los baños - CC/wikimedia

Detonan una bomba casera en el baño del Santuario que visitará el Papa

El artefacto fue avistado y detonado de forma controlada por la Policía Militar brasileña antes de la llegada de Su Santidad

Actualizado:

La Policía Militarizada (PM) del estado de Sao Paulo detonó una bomba de fabricación casera encontrada en uno de los baños del Santuario Nacional de Nuestra Señora de Aparecida, en la ciudad de Aparecida do Norte, que será visitada por el Papa Francisco, informaron este lunes fuentes policiales.

El artefacto, que tenía una envoltura parecida a la que se usa con dinamita y una mecha, fue encontrado el domingo por personal de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) durante una inspección previa a la visita del papa, prevista para el miércoles.

«Se trataba de un artefacto casero y de bajo potencial lesivo», con «un cuerpo de plástico y envuelto con cinta adhesiva», divulgó hoy en una comunicado la PM, que aclaró que el baño en el que fue encontrada la bomba no sería usado por los fieles durante la misa que oficiará el Papa Francisco el próximo miércoles.

Sin riesgo para Su Santidad ni los fieles

La FAB accionó al Escuadrón Antibombas del Grupo de Acciones Tácticas Especiales de la PM, encargado de detonar el explosivo. «Vale resaltar que episodios semejantes (como la detonación de artefactos sospechosos) formaban parte del entrenamiento de las fuerzas de seguridad movilizadas en Aparecida y en ningún momento la vida de civiles fue puesta en riesgo», apuntó la nota.

El papa Francisco llegó hoy a Río de Janeiro para participar de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), prevista entre el 23 y 28 de julio, y el miércoles hará un alto en su agenda del evento para visitar el mayor santuario mariano suramericano.

La seguridad en Aparecida do Norte estará a cargo de unos 5.000 hombres de todas las fuerzas de seguridad, con unas 200 patrullas dotadas de equipos de defensa incluso contra ataques químicos.