Francia se manifiesta contra el proyecto de Ley que legalizaría el matrimonio gay
Imagen de la manifestación contra el matrimonio homosexual en París, el pasado 17 de noviembre - afp

Francia se manifiesta contra el proyecto de Ley que legalizaría el matrimonio gay

La propuesta de legalización forma parte del programa electoral del presidente François Hollande

Actualizado:

Los organizadores esperan la participación de más de 300.000 manifestantes este domingo contra el proyecto de Ley que debe legalizar el matrimonio gay, homosexual, en unos términos que todavía tienen importantes puntos oscuros.

Los organizadores aspiran a impedir (difícilmente) o modificar (sustancialmente) un proyecto de Ley que también refleja una profunda división cultural entre partidarios (el Gobierno y la mayoría de la izquierda) y adversarios (católicos, judíos, musulmanes, asociaciones de padres de familia y opinión pública conservadora).

La Ley que legalice el matrimonio homosexual es una promesa electoral de François Hollande. Y debe comenzar a discutirse en la Asamblea Nacional a finales de este mismo mes de enero.

Se invita a los profesionales a manifestarse con sus respectivos uniformes

El proyecto original todavía deja en suspenso tres capítulos que los adversarios de muy diversa sensibilidad consideran capitales: la «procreación asistida médicamente» (PAM) entre parejas de mujeres, el derecho de adopción de las parejas homosexuales y el «estatuto» de las madres que se «alquilan» para dar a luz niños «encargados» por parejas de muy diversa condición.

Los organizadores de la manifestación aspiran a evitar cualquier recuperación religiosa o política, convocando una « Manifestación para todos». Están prohibidos los slogans o pancartas políticos (partidistas) o religiosos, proponiéndose este tipo de «alternativas»: «Todos somos guardianes del Código civil» / «Dos madres sin padre no es la igualdad de derechos» / «Queremos trabajo y no este tipo de leyes».

Abrirán el gran cortejo, entre la Place d'Italie y el Champs de Mars, a partir de las 13 de este domingo, unos 18.000 alcaldes o alcaldes adjuntos (en Francia hay 36.781 municipios), que han firmado el Manifiesto Colectivo de Alcaldes a favor de la Infancia. Seguirán unos 200 diputados de centro o derecha, invitados a no intentar «recuperar» políticamente la manifestación. Líderes políticos conservadores estarán presentes a título «personal».

Los organizadores esperan conseguir una cierta «innovación» en este tipo de manifestaciones. Los profesionales son invitados a manifestarse con sus respectivos uniformes: abogados togados, religiosos con sus hábitos, médicos en blusa blanca, etcétera.

El alcance definitivo de la gran manifestación de este domingo tendrá una palmaria dimensión política.

Los organizadores no se atreven a soñar con un éxito semejante a la histórica manifestación en defensa de la escuela privada de 1984, cuando la participación de más de un millón de manifestantes obligó a François Mitterrand a retirar un proyecto de Ley que fue profundamente modificado, más tarde.

Entre 300.000 y 500.000 participantes pueden tener una importancia simbólica importante, que quizá no impida la adopción del proyecto de Ley, pero pudiera facilitar enmiendas significativas, cuando también existe una cierta resistencia entre la izquierda socialista contra varios aspectos importantes del proyecto.