Proteínas priónicas que causan alzhéimer. NATURE
Proteínas priónicas que causan alzhéimer. NATURE

Confirmado: el alzhéimer no es contagioso

Un estudio publicado en PNAS confirma que no hay evidencias de que las proteínas que causan alzhéimer o párkinson se transmiten de persona a persona.

Actualizado:

Se sabe que las proteínas patológicas relacionadas con el inicio y la progresión de los trastornos neurodegenerativos son capaces de diseminarse de célula a célula en el cerebro de los individuos afectados y por lo tanto propagan la enfermedad de una región del cerebro. Ahora, un estudio no ha encontrado evidencia alguna de que estás proteínas puedan transmitirse de los animales a los humanos o de una persona a otro, lo que demuestra que estas enfermedades no son infecciosas.

La transmisión célula a célula es una vía potencialmente común para la propagación y progresión de enfermedades como la enfermedad de Alzhéimer, el párkinson o la esclerosis lateral amiotrófica. Se cree que las proteínas mal plegadas se propagan de una célula y así, las neuronas afectadas se vuelven disfuncionales.

Ahora, el estudio realizado por investigadores de la Escuela Perelman de Medicina de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) y publicado JAMA Neurology parece descartar la capacidad de propagación de estas proteínas entre personas. «Hemos analizado un grupo o cohorte de pacientes bien caracterizados, hemos sido capaces de determinar que no hay evidencias que sugieran que el alzhéimer o el párkinson puedan transmitirse entre humanos», explicó John Q. Trojanowski, coordinador del trabajo. «Ahora podemos redoblar los esfuerzos para encontrar tratamientos, a través de inmunoterapias u otros enfoques para detener la propagación de estas proteínas tóxicas entre las células».

Contaminación

Con el fin de verificar si estas proteínas podrían transmitirse entre individuos los investigadores analizaron los datos de una cohorte de pacientes que habían recibido la hormona del crecimiento humano (hGH) procedentes de cadáveres como tratamiento para el retraso en el crecimiento, antes de la hGM sintética estuviera disponible. En total, casi 7.700 personas fueron tratadas con hGH derivada de cadáver(c-hGH) en EE.UU. entre 1963 y 1985. Durante la década de 1980, más de 200 pacientes en todo el mundo que habían recibido c-hGH contaminada con proteínas priónicas del tejido donante pasó a desarrollar una forma adquirida de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ), un trastorno mental raro, degenerativo e invariablemente fatal causado por las proteínas priónicas patológicas que también son la causa de la enfermedad de las «vacas locas». Desde entonces, la cohorte se ha controlado para identificar cualquier otro casos de ECJ.

En este estudio, los investigadores buscaron indicios de un mayor riesgo de alzhéimer, párkinson o esclerosis lateral amiotrófica entre este grupo y encontró que ninguno de los receptores de la hormona contaminada había desarrollado alzhéimer o párkinson. Sí se identificaron tres casos de ELA.

En su opinión, estos datos demuestran que a pesar de que los receptores de la hormona estuvieron expuestos a proteínas de enfermedades neurodegenerativas relacionadas con el alzhéimer o el párkinson ello no produjo la transmisión de la enfermedad de persona a persona.