CARDIOLOGÍA

El consumo moderado de alcohol también reduce la mortalidad en los pacientes con alzhéimer leve

Tomar dos o tres vasos diarios de vino tinto podría disminuir el riesgo de muerte en hasta un 77%

MADRIDActualizado:

El consumo moderado de alcohol -uno o dos vasos diarios de vino tinto- tiene un efecto protector frente a las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, y aun en pequeñas cantidades, el alcohol resulta perjudicial para las neuronas, por lo que puede acelerar el desarrollo de algunas enfermedades neurodegenerativas. No parece así en el caso de la enfermedad de Alzheimer, dado que las nuevas evidencias alcanzadas en el Estudio Danés de Intervención en el Alzheimer (DAISY) muestran que tomar dos o tres unidades diarias de alcohol reduce el riesgo de muerte en los pacientes con alzhéimer leve.

Sea como fuere, debe tenerse en cuenta que, como explican los autores de este estudio publicado en la revista « BMJ Open», «si bien los resultados muestran una asociación potencialmente positiva del consumo moderado de alcohol sobre la mortalidad de los pacientes con alzhéimer, basándonos únicamente en este estudio no podemos ni aconsejar ni desaconsejar el consumo moderado de alcohol en esta población. Se necesitan más investigaciones en las que se evalúe el impacto del alcohol sobre el deterioro cognitivo y la progresión de la enfermedad en pacientes con alzhéimer leve».

Consumo, pero moderado

El propósito de este subestudio del DAISY era evaluar si la potencial reducción del riesgo cardiovascular asociada al consumo moderado de alcohol también se mantiene en los pacientes con alzhéimer leve –es decir, con una puntuación de 20 o menos puntos en la escala MMSE.

Para ello, los investigadores analizaron los datos recogidos a lo largo de tres años de 330 daneses con alzhéimer leve que habían participado en un programa de asesoramiento y apoyo de 12 meses de duración. Y entre la gran cantidad de datos recopilados figuraba el consumo de alcohol.

El beneficio de tomar dos o tres unidades diarias de alcohol fue independiente de factores como el género, la edad, el vivir solo o con un cuidador, el consumo de tabaco o la calidad de vida

Concretamente, el 8% nunca bebía alcohol; el 71% bebía una unidad de alcohol –es decir, la cantidad equivalente a un vaso pequeño de vino tinto– al día; el 17% bebía de dos a tres unidades diarias; y el 4% consumía cuatro o más unidades cada día.

Durante el período de seguimiento, 53 de los participantes –el 16,5% del total– fallecieron. Y de acuerdo con los resultados del análisis, beber dos o tres unidades de alcohol por día se asoció con una reducción del 77% del riesgo de muerte frente al resto de patrones de consumo –nunca, 1 diario, o más de cuatro al día.

Es más; el beneficio de tomar dos o tres unidades diarias de alcohol fue independiente de factores como el género, la edad, el vivir solo o con un cuidador, el consumo de tabaco o la calidad de vida.

Pero, ¿no es perjudicial para el cerebro?

Pero, si el alcohol es nocivo para el cerebro, ¿cómo se explica este beneficio? Según los autores, «puede haber muchas explicaciones para estos resultados, caso de que los bebedores moderados tengan una vida social más rica, lo que posiblemente se asocie con una mejor esperanza de vida».

Y a ello también se sumaría la posibilidad de que los participantes que no bebieran o consumieran una sola unidad de alcohol por día lo hicieran porque ya se encontraban en una fase terminal, «con lo que esta asociación positiva entre alcohol y mortalidad se habría inflado de manera artificial», concluyen los autores.